Entre murciélagos maulladores y podencos nos recibe Albert Sarlé, autor de cómic, artista y ninja. Vamos allá.

Háblanos un poco de ti antes de nada:

¡Hola! Me llamo Albert Sarlé, tengo 25 años y mis focos de trabajo son el cómic y la ilustración. Actualmente estoy por terminar un grado universitario de artes y lo complemento con un trabajo de clases extraescolares de dibujo para niños y mis estudios de ninja. Hace unos años estudié animación, y ya llevo un tiempecito desarrollando proyectos propios. ¡Más adelante os hablaré de ellos!

¿Por qué decidiste entrar en NEUH?

Creo que como muchos de aquí, me interesaba poder publicar sin tener que depender de si una editorial aceptaba o no mi trabajo, y al mismo tiempo aprovechar esas publicaciones para empezar a crecer y dar a conocer mi trabajo. Coincidió además con que acababa de publicar el primer capítulo del cómic La predicción de la incertidumbre en internet y que con Josep Casanova, también miembro de NEUH, íbamos a hacer un proyecto conjunto en el que yo ilustraría su relato Un pacto en Wonderland. Así, aproveché para estar en el mismo barco con esa publicación y, a los pocos meses de entrar, publicar también el primer tomo de mi cómic. Sobra decir que ya le tenía el ojo echado a NEUH y había muchos autores que me gustaban ahí dentro.

Entre murciélagos maulladores y podencos nos recibe Albert Sarlé, autor de cómic, artista y ninja. Vamos allá.

Háblanos un poco de ti antes de nada:

¡Hola! Me llamo Albert Sarlé, tengo 25 años y mis focos de trabajo son el cómic y la ilustración. Actualmente estoy por terminar un grado universitario de artes y lo complemento con un trabajo de clases extraescolares de dibujo para niños y mis estudios de ninja. Hace unos años estudié animación, y ya llevo un tiempecito desarrollando proyectos propios. ¡Más adelante os hablaré de ellos!

¿Por qué decidiste entrar en NEUH?

Creo que como muchos de aquí, me interesaba poder publicar sin tener que depender de si una editorial aceptaba o no mi trabajo, y al mismo tiempo aprovechar esas publicaciones para empezar a crecer y dar a conocer mi trabajo. Coincidió además con que acababa de publicar el primer capítulo del cómic La predicción de la incertidumbre en internet y que con Josep Casanova, también miembro de NEUH, íbamos a hacer un proyecto conjunto en el que yo ilustraría su relato Un pacto en Wonderland. Así, aproveché para estar en el mismo barco con esa publicación y, a los pocos meses de entrar, publicar también el primer tomo de mi cómic. Sobra decir que ya le tenía el ojo echado a NEUH y había muchos autores que me gustaban ahí dentro.

¿Cómo ves el futuro de las editoriales?

Dejando la pandemia a un lado, que ha sido un golpe bajo para todos… Sobre todo de cara al cómic veo menos apoyo del que me gustaría a autores hispanohablantes, aunque cada vez hay más y soy optimista en ese aspecto. Eso sí, me gustaría que fueran más valientes, sobre todo las editoriales más grandes y con recursos reales para potenciar de verdad a los autores que tenemos aquí. El potencial está, solo hay que aprovecharlo.

¿Y el de la autoedición?

Aunque es dura y cuesta que sea algo autosuficiente, soy mucho más optimista con ella que con las editoriales como tal. Las redes sociales son una herramienta muy potente para que los autores se den a conocer, y poco a poco se está generando un espacio muy cálido en el que los lectores interactúan con autores. Los sistemas de micromecenazgo tienen cada vez más acogida y se puede llegar a vender relativamente bien -y espero que cada vez sea mejor-. Al menos por mi experiencia, veo que hay cada vez más gente dispuesta a consumir obras de autores hispanohablantes, y eso es muy bueno.

¿Qué le dirías a la gente que se siente frustrada porque ninguna editorial le acepta su trabajo?

Las editoriales son empresas, y como tal lo que quieren es vender. Si tu nombre es poco conocido, tu estilo no se ajusta a sus estándares o sencillamente no creen que con lo que haces vayan a ganar suficiente, no te van a aceptar independientemente de si tu trabajo es bueno o no. En NEUH tenemos autores buenísimos que nunca han tenido respuesta de editoriales, o que solo se han interesado por su trabajo una vez han tenido cierto renombre. Creo que es importante no tomarse mal el no ser aceptado ni asumir que lo que uno hace es malo de por sí, porque motivos para rechazar a alguien hay miles y el que la obra sea mala solo es uno. Obviamente con autocrítica y dejando la autocompasión y el victimismo a un lado: todos tenemos algo que mejorar y cualquier circunstancia es buena para hacerlo. Y sin olvidar que siempre hay otras opciones. Se puede publicar y crecer en internet, o -por supuesto- la autoedición misma.

¿Se puede vivir de la autoedición o es un “complemento”?

Se puede vivir y hay autores que viven de ella, pero es muy difícil y todavía hay mucha gente que necesita compaginarlo con un trabajo que le dé más ingresos. No me gusta tratarlo como un complemento porque, al menos en mi caso, quiero que termine siendo algo principal. No es un hobby (je), es un trabajo al que le dedico muchas horas y lo que realmente me hace sentir realizado. Si acaso el complemento es mi otra fuente de ingresos, que aunque me gusta, solo está ahí para ganar lo suficiente como para vivir. Creo que varios de mis compañeros de NEUH lo verán de una forma parecida.

¿Se han convertido los autores en mercaderes, community managers y pregoneros?

Hasta cierto punto sí, más por necesidad que por voluntad. Ojalá no hiciera falta saberse vender para dedicarse a lo que uno quiere, pero si no se tienen las herramientas para ello, al final hay que crearlas uno mismo. Esa situación en cierto modo también ha permitido que se generen las relaciones entre autor y lector que comentaba antes, y eso me parece hasta bonito.

¿Hay algún límite para el autobombo?

A mí no me gusta, y cuando se llega al punto de ser pedante puede ser contraproducente. Pero cada persona es como es, si le funciona y no cae en juego sucio ni nada, ningún problema con eso. Insisto, ojalá no hiciera falta saberse vender porque no es nuestro trabajo, pero no es el caso.

¿Harías un crowdfunding?

Si no he hecho aún ninguno es porque antes quiero tener una mayor cantidad de seguidores que realmente quieran pagar por mi trabajo. Pero si más adelante lo veo viable, por supuesto que sí. Sería ideal poder financiar proyectos de esa forma.

¿Has usado otros métodos de financiación, como la preventa?

No… ¡todavía! Con NEUH solo he sacado las dos ediciones que mencioné más adelante (una como coautor). Para 2020 planeaba sacar otra, pero entre la pandemia y que no hay eventos habrá que esperar. No lo descarto para nada.

¿Te gusta ir a eventos o eres de quienes sienten pánico?

No tengo ningún problema con estar ahí, pero no sé vender muy bien (que si se tiene que hacer, se hace) y soy más de estar detrás con las cuentas. Es agotador, pero también es genial cuando alguien se interesa por una obra tuya. Así que, por lo menos al ritmo que me puedo permitir por la cantidad de eventos que hay por mi zona, me gusta ir a ellos.

¿Trabajas en solitario o prefieres colaborar otros, incluso grandes grupos?

Disfruto mucho de trabajar solo y sin ideas no me voy a quedar, pero no tengo ningún inconveniente con colaborar con otra persona si el proyecto en conjunto me gusta. Si no hago más proyectos -tanto propios como colaborativos- es por falta de tiempo, pero si de mí dependiera estaría feliz trabajando a tiempo completo con varios a la vez. Tengo algunos trabajos pendientes con Josep Casanova que espero poder dedicarnos a ellos más pronto que tarde.

¿Has trabajado con guionista/dibujante, o en proyectos conjuntos, como fanzines?

He trabajado como ilustrador en un par de proyectos (uno de ellos Un Pacto en Wonderland, que podéis ver abajo), y también he hecho alguna que otra portada. Luego, en la Semana del Cómic de Tarragona se suele sacar una revista cada año y he colaborado en un par de ocasiones. Como guionista no he trabajado, me lo he planteado alguna vez y no lo descarto, pero de momento no está en mis planes.

¿Por dónde empiezas a preparar tus historias?

Lo primero es una idea… que podría ser cualquier cosa. Desde un tema del que quiero hablar, un tipo de mundo que me resulta interesante o algún elemento que me pueda dar algo de juego. Tengo un archivo del bloc de notas del móvil donde tengo anotadas varias ideas para contar una historia, y tanto si se me ocurre una nueva como si quiero complementar y añadir cosas a una vieja, lo voy anotando ahí. Y es en el móvil porque esas cosas se me suelen ocurrir fuera de casa 👀

¿Haces mucho trabajo previo: escaletas, tratamientos, sinopsis?

La verdad es que sí. En un inicio trabajo de forma muy abstracta, en mi cabeza y con pequeñas anotaciones; pero una vez quiero dedicarme completamente a esta historia le dedico mucho más espacio. Primero trato de definir el argumento y escribo todo lo que va a ocurrir de principio a fin. Lo divido por capítulos y, si hace falta, utilizo otros archivos para anotar elementos importantes de la historia o del mundo que necesito definir. También aboceto posibles personajes y espacios, voy perfilando los diseños, color, etc. Argumento, personajes y diseños definidos, escribo el guion, hago el storyboard de las página y ya finalmente las páginas en sí.

¿Utilizas algún sistema de creación de personajes?

Trato de definir un poco su personalidad, sus relaciones con otros personajes y un poco de su biografía. Luego ya dependiendo de su relevancia les voy a dedicar más o menos tiempo, y dependiendo del discurso que quiera trabajar con ellos me centro en unas cosas u otras. Pero para mí lo que es esencial es el diálogo. Ponerlos en un contexto y que hablen y se relacionen entre ellos. Es donde, al menos para mí, ganan vida, se desarrollan, y donde más puedo explorar sus matices. Es de las partes que más disfruto de la creación de una historia.

¿A qué tipo de público enfocas tu trabajo?

Hablando del único cómic en el que estoy trabajando, por sus temas y sus personajes yo diría que es un para todos los públicos -y si eso, mayores de 8 o 10 años-. De hecho, cuando lo llevé a eventos yo pensaba más en adolescentes y gente joven, pero curiosamente llamaba mucho la atención a niños. Aunque debo decir que no suelo pensar demasiado en acceder a un público o a otro. Escribo y dibujo la historia que quiero contar, y luego ya pienso si hay que restringir la edad o no.

¿Qué autores o autoras te han influido especialmente en tu trabajo?

Mis influencias de niño y de adolescente son One Piece, Studio Ghibli y Pokémon, y creo que puede notarse en el estilo de dibujo. Ya posteriormente ha habido muchísimas obras que me han encantado y que inevitablemente han tenido algún peso en lo que hago, sea en cuanto a plantear historias o personajes o en relación a incorporar elementos estéticos. Ahí sí que no sabría muy bien qué decir. En el cómic actual sí que podría decir que me ha influenciado un poco la obra de Satoshi Kon, y que a nivel estético he terminado pillando un trazo de cómic europeo.

Háblanos de tus obras publicadas.

Mi obra principal ahora mismo es La predicción de la incertidumbre. Es un cómic -y webcómic- a color de ciencia ficción, suspense y un rollo medio policíaco sin olvidar un punto de humor. Se ubica en un país de islas flotantes, y todo empieza con el robo de una maquinaria en la que está trabajando un científico. Él, tratando de recuperarla, atrapa por error a una ladrona con la que hace buenas migas, y acaban en una trama donde se mezclan atentados terroristas, paradojas temporales y un mundo medio onírico que de entrada no parece tener nada que ver. En físico se puede obtener el primer tomo contactando conmigo, y también se puede leer en digital tanto en Faneo como en Webtoon . ¡De momento acabo de terminar el sexto capítulo!

El otro trabajo que he publicado en NEUH es Un Pacto en Wonderland. Se trata de un relato escrito por Josep Casanova de su genial saga Wonderland con algunas páginas de cómic hechas por mí. La historia es genial, mezcla acción con un humor absurdo y surrealista que particularmente me encanta.

¿Tienes algún nuevo proyecto pendiente?

Como ya he comentado más arriba, hay un par de obras que tenemos Josep Casanova y yo a la espera de ver qué hacemos con ellas. Por mi parte, tengo pensado hacer en algún momento una especie de bestiario de gatos pensadores. En su momento hice pegatinas como esta y tuvieron buena acogida y me pareció que podía estar bien. Salvo algunos personajes históricos no he hecho nada de esto aún, pero me gustaría mucho. Y fuera de eso, sí tengo ideas para algún otro cómic, pero de eso todavía no os puedo avanzar nada, ¡que sería muy a largo plazo y todavía tengo mucho trabajo con este!

Bueno, nadie dice que no puedas trabajar en dos o diez proyectos a la vez, ¿eh? ¿EH?

Podéis disfrutar del trabajo de Albert Sarlé en sus redes, su blog y sus webcómics:

 

Blog: http://albsart.wordpress.com

Twitter: https://twitter.com/Albsart95

Instagram: https://twitter.com/Albsart95

Facebook: https://www.facebook.com/albsart

Ko-fi: https://ko-fi.com/albsart95/

Faneo: https://www.faneo.es/comics/prediccionincertidumbre/

Webtoon:  https://www.webtoons.com/es/challenge/la-predicción-de-la-incertidumbre/list?title_no=477816