Se podría decir que escribir es como una encrucijada. La historia y los personajes pueden ir a cualquier camino, pero también se encuentran en ese punto, pasado, presente y futuro, bajo la mirada de Hécate.

Y bajo el auspicio de la diosa aparece L. G. Morgan para hablarnos de ella y de sus obras.

Háblanos un poco de ti antes de nada:

Pregunta difícil para empezar, ¿eh? Eso de hablar de una… Digamos que soy una escritora y psicóloga de Madrid, feminista y activista social, fan fatal de las brujas y en general de todo lo esotérico. Desde pequeña he tenido bien arraigado el vicio de leer y, de manera natural, la
escritura le fue enseguida de camino. Como artista me considero en continuo aprendizaje; cada experiencia vital, cada viaje, cada persona nueva que conoces aporta a tu arte tanto como la práctica y el ejercicio técnico constante. Al final se trata de contar historias pasadas por el
propio filtro.

¿Por qué decidiste entrar en NEUH?

Fue después de autopublicar mi novela «El Pacto». Era mi segunda aventura en esto de la autoedición y, gracias a lo aprendido con la publicación de «La casa de los cerezos», pude esta vez planificar mejor todo el proceso e incidir más en

la promoción y venta del libro. En esas estaba cuando una colega escritora me habló de NEUH. Había descubierto el estand en el Celsius y le pareció que podía interesarme. Me contó lo de la campana que se hace sonar con cada venta, los sorteos, la variedad de oferta, los desfiles disfrazados… Y eso me encantó. Justo andaba yo buscando algunos «compinches» que pudieran acompañar mis sueños locos. Yo hago normalmente presentaciones de mis libros bastante teatralizadas y estoy siempre en búsqueda de formas de promoción que se salgan un poco de lo habitual. Momo el oficio con mucha seriedad, pero pretendo a la vez que tenga un carácter lo más divertido posible. Así que os investigué, me gustó lo que vi, seguí los cauces prescritos… Y aquí estoy ?

¿Cómo ves el futuro de las editoriales? ¿Y el de la autoedición?

Creo que el panorama editorial ha cambiado mucho en los últimos tiempos y apunta claramente a una tendencia. Las editoriales se han ido fusionando poco a poco hasta dejar el sector prácticamente reducido a dos grandes bloques. Es la misma tendencia del resto del mundo empresarial. Y eso NO es positivo. Al final se reduce la diversidad y se imponen las mismas tendencias en todas partes; a la vez que se perjudica a las pequeñas editoriales, que cuentan con menos medios y difícilmente logran hacerse hueco en distribuidoras y librerías. Y también nos dejan con menos opciones a l@s autor@s. Los grandes grupos juegan siempre sobre seguro, no suelen dar oportunidades a escritores desconocidos. Y copan el mercado lector con los autores de la casa.
Por otra parte, opino que el mercado editorial cometió un error imperdonable al meterse en los hipermercados, lo que demuestra una vez más el modus operandi de las grandes empresas: buscar mucho dinero rápido sin tener en cuenta otros factores. Desprestigiaron el libro y la
cultura en general. Uno va a una gran superficie, y a la vez que se compra unos tornillos y unas alfombrillas para el coche se lleva la novela de moda (siempre superventas). ¿Qué mensaje manda esto al subconsciente de las personas? Significa degradar la literatura y convertirla en
mero objeto de consumo. Ya no te asesora un librero, con el que puedes tener una conversación interesante sobre vuestra pasión común, ya «escoges» tú lo que haya en la cabecera del pasillo, igual que coges las naranjas de oferta o la tierra para el gato.
Como autora, el mundo editorial tradicional me atrae cada vez menos (salvo honrosas excepciones, editoriales pequeñas que miman sus obras y luchan por sus autores, que haberlas, haylas). Por oposición, la autoedición me parece un sistema en auge. Eso sí, competimos en desventaja y eso hay que saberlo. Aparte de tener que cubrir todas las funciones del proceso editorial (desde la escritura hasta la venta), estamos excluidos de Ferias del Libro y determinados puntos de venta. Espero que eso cambie pronto, mientras tanto…
Seguiremos peleando.

¿Qué le dirías a la gente que se siente frustrada porque ninguna editorial le acepta su trabajo?

Lo primero sería que considerara su trabajo de manera lo más objetiva posible. ¿Puede mejorarse? ¿Le vendría bien otra corrección? Y luego: ¿el tema del libro es comercial? ¿Es esta la historia que quiero contar? Porque, una vez que estoy segura de haber logrado un producto de la mayor calidad posible (la forma, la edición), lo más importante de todo es lo que siento respecto a mi obra y si creo realmente en ella. Si es así, y si además mi objetivo de verdad es publicar (escribir y publicar son cosas distintas que no se siguen necesariamente), entonces debo luchar por conseguirlo. Y la autoedición es una muy buena opción para ello.

¿Crees que se puede vivir de la autoedición o es un “complemento”?

Escribir es prácticamente siempre un complemento. Sea en edición tradicional o autoeditando. Y eso en el mejor de los casos. Hasta los escritores consagrados tienen que complementar su sueldo con conferencias, clases, eventos y artículos. Cuánto más los que no somos un Pérez-Reverte o una Almudena Grandes.

¿Se han convertido los autores en mercaderes, community managers y pregoneros?

Desde luego. Es en parte lo que comentaba más arriba respecto a la autoedición, que te tienes que encargar de todo el proceso. Eres escritor y editor, corrector, maquetador, portadista (aunque también puedes contratar alguna o todas esas tareas); y también promotor, director de
marketing, diseñador de blogs, webs, etc. Muchas veces hasta distribuidor y vendedor. Pero, según mi experiencia, incluso cuando publicas con una editorial, si bien toda la primera parte del proceso es cosa suya, el resto sique quedando en gran medida en tus manos. Muchas veces las presentaciones dependen solo de ti (y te tienes que costear desplazamientos y dietas), y aunque la editorial haga algo de publi, esta suele ser insuficiente, salvo con los autores de renombre.

Cuando sacas un libro, ¿le pones un límite a la publicidad en redes o vas a saco?

Siempre un límite. Una cosa es publicitarte, mostrar lo que has hecho y darte a conocer, y otra el acoso. Creo que pasarse de la raya es contraproducente. Al menos lo es para mí cuando soy «receptora» de esa publicidad invasiva. Me pasa igual con los estilos de venta. Si yo voy a una librería o un puesto de venta y los vendedores me asaltan, me voy pitando. Quiero tranquilidad para mirar a mi ritmo. Ya compraré lo que quiera si quiero.

¿Has hecho o harías crowdfunding alguna vez? ¿Has usado otros métodos de financiación, como la preventa?

No creo que el crowdfunding me encaje mucho. Prefiero hacer tiradas pequeñas que pueda asumir yo, en vez de pedir a la gente que ponga dinero por unas determinadas recompensas futuras. La preventa sí me parece bien, aunque no la he utilizado aún. Más que por el aporte económico, porque supone información sobre potenciales lectores y sirve también para publicitar la obra desde un momento más temprano.

¿Te gusta ir a eventos o preferirías estar en casa?

Al principio me daban algo de corte, pero les voy cogiendo el gusto ? Además, me he dado cuenta de que la comunicación cara a cara es más eficaz. Y te compren o no te compren, las conversaciones que surgen son impagables.

¿Trabajas en solitario o prefieres colaborar? ¿Haces proyectos conjuntos estilo fanzine?

Es mucho más fácil escribir en solitario, claro, pero de vez en cuando me gusta embarcarme en proyectos conjuntos (por ejemplo, la novela on line a seis manos «Viaje Infinito a bordo del Destino» o la antología de NEUH Hopepunk). Cuando salen bien, te aportan cosas muy especiales. Esa conexión entre artistas, entre persona y persona, entre mente y mente que supone todo un subidón.

¿Brújula, mapa, mezcla de ambas?

Brújula, sin duda. Aunque a mí me gusta más la metáfora que usa Martin para los tipos de escritor: escritor-jardinero o escritor-arquitecto. Me considero totalmente jardinera. Jajajajaja. Planto las semillas y las riego. Y la historia empieza a desarrollarse dentro antes de salir fuera. La ambientación básica, el tono de la historia (para eso me ayuda muchísimo la música), el embrión de cada personaje… Cuando empiezo a teclear sé hacia dónde me dirijo pero nunca estoy segura del todo sobre en qué acabará todo. Eso sí, en distancias largas, novelette o novela, he aprendido a hacerme un mínimo guion. Aunque si me paso y está demasiado definido suelo perder interés. Supongo que me parece todo demasiado mecánico, como rellenar huecos.

¿Sigues un horario fijo para escribir? ¿Qué hora del día o días de la semana te van mejor?

Suelo escribir de lunes a viernes. Si algo me corre prisa, también durante el fin de semana. Pero mis horarios son bastante caóticos, dependen del resto de asuntos muggles que tenga que hacer ese día.

Pasar mucho rato ante el teclado puede ser agotador ¿haces algún tipo de ejercicio para evitar lesiones en las muñecas? ¿Sigues un plan de descansos periódicos?

No, ningún plan. Pero trabajar en casa y tener hijas, gatos y plantas te da bastantes ocasiones para levantarte y mover las muñecas XD

¿Por dónde empiezas a preparar tus historias? ¿Haces mucho trabajo previo: escaletas, tratamientos, sinopsis?

Cada vez me obligo más a hacerlo así. Pero, tal como he dicho, solo un guion más o menos esquemático. Lo normal es que vaya documentándome y siga anotando ideas o completando el esquema según escribo. He probado otras cosas, pero esto es lo que me va mejor.

¿Utilizas algún sistema de creación de personajes? ¿Les preparas un trasfondo aunque luego no vaya a mencionarse en la historia?

Más o menos. Primero los pienso, aunque luego sufran alguna modificación. Me los represento como si fueran personas reales. Y, dependiendo de si van a un relato o a una novela, trato de profundizar más en su historia o no.

¿A qué tipo de público enfocas tu trabajo?

La verdad es que no pienso en ningún tipo de persona concreta cuando escribo. Y, de hecho, he tenido lectores de todo tipo. Supongo que escribo lo que a mí me gusta leer.

¿Qué autores o autoras te han influido especialmente en tu trabajo?

Hay más bien autores o autoras a los que admiro profundamente y que me han influido en la vida. La lista sería interminable y de lo más variopinta. La lectura (ficción y no ficción) ha tenido mucho peso en quien soy. Pero no creo haber probado nunca a escribir como tal o cual autor.

Háblanos de tus obras publicadas. Aquí me he enrrollado un poco, porque creo que a otros escritores que estén empezando les puede resultar interesante el proceso).

Bueno, yo empecé publicando relatos, en antologías colectivas de género, promovidas por distintas editoriales. Luego llegó mi primera antología en solitario: «Entremundos», una colección de doce relatos de terror fosco que me publicó la Editorial Saco de Huesos. A partir de ahí, y aunque sigo escribiendo relatos de vez en cuando, me pasé a la novela. Llegó un momento en que las historias que yo quería contar requerían de más espacio que el que me podía proporcionar el relato. La primera novela que escribí fue «La casa de los cerezos», y ocurrió que, al acabarla, me encontré con una historia muy personal, en ese sentido muy satisfactoria, pero poco comercial (por extensión, por estilo, por su dificultad de encajar en un solo género…). A mi entender, bastante impublicable. Así que no la mandé a ningún sitio, simplemente fui poniendo, capítulo a capítulo, una primera versión en mi blog. Mi sorpresa fue que a los lectores pareció encantarles. Me animaron tanto con sus opiniones y su fidelidad a las entregas que me animé a sacarla en papel. Ese fue mi primer aprendizaje con la autoedición.
Después llegó «El Pacto». Esa sí que la mandé a un montón de editoriales. La mayoría ni contestaron (a todo escritor le sonará bastante este silencio). Hubo algunas negativas educadas. Y algunas más realmente alentadoras, en plan, «nos gusta mucho pero ahora no podemos publicar nada más», «se ha quedado a las puertas pero ha caído en la última ronda (era un concurso)»; o «nos interesaría si no fuera porque es parte de una saga y no podemos meternos con eso». Incluso hubo alguna promesa de lectura que no llegó a cumplirse o respuestas tras dos años de espera. Estuve a punto de abandonar. Pero entonces llegó la ayuda inesperada de dos amigos, de distinto entorno, que me empujaron a darle una oportunidad por mi cuenta. Y me lancé de nuevo a la autoedición, de forma más sistemática y con los objetivos más claros.
A partir de ahí he autoeditado todo lo que he escrito: la novela «Útero, Civilizaciones olvidadas»; y las novelettes «Equinoccio» y «Barón Von Humboldt», como parte de una colección que mezcla la Historia y la Fantasía llamada «Relatos del caldero».
Para verlas en detalle, con sinopsis y cubiertas, os paso este enlace a mi web:
https://lalibreriademorgan.wordpress.com/mis-libros-2/

Desde la perspectiva actual, ¿cambiarías algo de las primeras obras que publicaste?

Como la mayoría de autores, nunca me parece que esté todo lo bastante repasado y perfecto. Así que creo que cambiaría algo en todo lo que escrito. Pero no me dejo, me pongo un límite para darlas por finalizadas. Son muestra de un momento determinado.

¿Sueles centrarte en una obra o escribes varias a la vez?

En varias, siempre tengo más de una obra empezada. Y me fustigo por ello. Tengo hecho propósito de enmienda y un día de estos, juro que voy a conseguir cumplirlo.

¿Cuánto tiempo dejas entre una obra y otra, si dejas alguno?

No suelo dejar tiempo. Con esa maldita manía de acumular proyectos, siempre tengo algo a la cola.

¿Tienes algún nuevo proyecto pendiente?

Varios, no te voy a mentir XD Novela corta y relato. Así que deséame suerte.

¡Suerte!

Muchas gracias por la entrevista, ha sido un placer. Además de pasarlo bien, me ha proporcionado un espacio para reflexionar y poner por escrito muchas de las ideas y conceptos que manejo a diario sin casi darme cuenta.

Hasta la próxima.

El agradecimiento es todo nuestro por permitirnos entrar en tu mundo por un momento, que engarzaremos con la lectura de tus libros.
Y no queremos despedirnos sin dejar la formas de seguirte para no perdernos ni una novedad:

Facebook: https://www.facebook.com/lg.morgan.7/
Twitter: https://twitter.com/LGmorganLG
Instagram: https://www.instagram.com/lgmorganlg/
Web: https://lalibreriademorgan.wordpress.com/mis-libros-2/