Esta semana entrevistamos a una científica que ha sabido compaginar estrechamente ciencia y divulgación, como debe ser, y además unido a la excelencia en el dibujo. Os presentamos a Esher Gar.

Háblanos un poco de ti antes de nada:

Pues me llamo Esther, soy de Granada. Soy bióloga y educadora ambiental, pero lo que me llena de alegría es dibujar y últimamente escribir.
Intento relacionar mucho esta parte de formación científica con pasión artística. Por ejemplo, hice mi TFG sobre fisiología animal y ambiental y superhéroes de cómic, usando los héroes como el medio para adentrarnos en distintos aspectos fisiológicos más teóricos. O el TFM, quefue sobre el uso de los cuentos y la narrativa a la hora de hacer educación ambiental.
Realmente creo que todo está mucho más relacionado de como nos lo venden a lo largo de nuestros años escolares y que en esa mezcla hay mucha riqueza.

¿Por qué decidiste entrar en NEUH?

Pues como ya he dicho mi educación ha ido siempre por la rama de ciencias y aunque he
conocido a gente que tenía los mismos intereses que yo, creo que estábamos todos igual de perdidos. Desde hace tiempo notaba que me faltaba esa comunidad en la que apoyarme y pedir ayuda. En un Celsius vi el stand en NEUH y me llamó mucho la atención. Estuve tres o cuatro años cotilleando las redes y la web y la verdad es que me gustó mucho ver a tanta gente con proyectos tan diferentes formar parte de un colectivo. Al final me decidí a probar suerte y aquí estamos.

Esta semana entrevistamos a una científica que ha sabido compaginar estrechamente ciencia y divulgación, como debe ser, y además unido a la excelencia en el dibujo. Os presentamos a Esher Gar.

Háblanos un poco de ti antes de nada:

Pues me llamo Esther, soy de Granada. Soy bióloga y educadora ambiental, pero lo que me llena de alegría es dibujar y últimamente escribir.
Intento relacionar mucho esta parte de formación científica con pasión artística. Por ejemplo, hice mi TFG sobre fisiología animal y ambiental y superhéroes de cómic, usando los héroes como el medio para adentrarnos en distintos aspectos fisiológicos más teóricos. O el TFM, quefue sobre el uso de los cuentos y la narrativa a la hora de hacer educación ambiental.
Realmente creo que todo está mucho más relacionado de como nos lo venden a lo largo de nuestros años escolares y que en esa mezcla hay mucha riqueza.

¿Por qué decidiste entrar en NEUH?

Pues como ya he dicho mi educación ha ido siempre por la rama de ciencias y aunque he
conocido a gente que tenía los mismos intereses que yo, creo que estábamos todos igual de perdidos. Desde hace tiempo notaba que me faltaba esa comunidad en la que apoyarme y pedir ayuda. En un Celsius vi el stand en NEUH y me llamó mucho la atención. Estuve tres o cuatro años cotilleando las redes y la web y la verdad es que me gustó mucho ver a tanta gente con proyectos tan diferentes formar parte de un colectivo. Al final me decidí a probar suerte y aquí estamos.

¿Cómo ves el futuro de las editoriales? ¿Y el de la autoedición?

No me veo capaz de entrar en profundidad en ninguna de estas preguntas porque realmente no tengo mucha información. Por la parte de las editoriales sí que he notado mucho auge de las editoriales independientes (gracias por existir) y creo que gracias a ellas están viendo la luz muchas historias que no entrarían en editoriales más grandes.
Por la parte de la autoedición, entiendo que implica un curro bestial y que de repente te ves asumiendo muchos roles que van más allá de lo que te gusta hacer (sea escribir, dibujar, etc). Pero creo que también te permite llevar a término un proyecto de la forma en que tú quieras, porque las decisiones y los tiempos los decides tú. Por esa parte, creo que la autoedición siempre va a estar ahí. La suerte que tenemos ahora es que con las redes sociales podemos conocer y darnos a conocer más fácilmente y es una suerte. A pesar de los algoritmos malditos.

¿Qué le dirías a la gente que se siente frustrada porque ninguna editorial le acepta su trabajo?

A ver, para mí es fácil hablar porque nunca he vivido el mandar y mandar proyectos a editoriales y que me los rechacen una y otra vez. Pero por experiencias prestadas de amigos sé que es descorazonador. Son muchas horas, mucho trabajo y aparecen inseguridades por todos lados.
Les diría lo mismo que les digo a mis amigos: hay mil motivos por los que puede que tu obra no sea aceptada en una editorial y no todas dependen de su calidad. Puede que no vaya con la línea de la editorial o que haya llegado en un momento en el que haya tenido que competir con obras muy buenas de gente que sí encaja. En cualquier caso eso es algo en lo que no puedes intervenir. Solo puedes aprender. Aprende del feedback que te den, busca betas que te ayuden a mejorar, deja reposar el trabajo y vuelve a ello en un futuro. O si sientes que esa obra no fue tan importante, siempre puedes dejarla en un cajón, no pasa nada. El hecho de acabar algo ya da puntos de experiencia. Si después de hacer esto ves que esa oportunidad editorial no llega y quieres ver tu obra publicada, pues autoedítala. ¿Qué tienes que perder? Tengo que matizar que esto es para los casos de gente que tiene super claro que su sueño o su objetivo es que los acepten en una editorial por los motivos que sea. Por eso he puesto la autoedición como última solución. Si de entrada la autoedición ya te llama la atención, hazte con un buen grupo de betas que te ayuden a pulir el trabajo lo más posible y a por ello.

¿Se puede vivir de la autoedición o es un “complemento”?

Pues no sabría decir, todos los casos que conozco tienen unos ingresos diversifcados y la autoedición es una parte de ello. Pero vamos, que también puedes estar trabajando de ilustrador para una editorial y tener los ingresos diversifcados haciendo encargos, llevado una tienda o complementando con otros trabajos. El tema de la precariedad de los trabajos creativos y relacionados con el arte es otro asunto bastante más espinoso.

¿Se han convertido los autores en mercaderes, community managers y pregoneros?

Yo creo que sí, no queda otra. Hay tareas que nos quedan muy lejos de nuestra zona de confort y que nos apetecen lo mismo que que te metan un avispero debajo de la camiseta. Pero son cosas que hay que hacer.

¿Hay algún límite para el autobombo?

Uf… Para mí sí. Creo que cada cual es libre de hacer lo que quiera y como quiera, pero pienso que llega un punto en el que una promoción continua y constante tiene el efecto contrario a lo que se pretende. En vez de atraer a la gente y crear interés, consigues que salgan corriendo en dirección contraria mientras te gritan un montón de cosas feas y se acuerdan mucho de tu madre.

¿Has probado alguna vez el crowdfunding como financiación?

Todavía no he hecho ningún tipo de crowdfunding, pero seguramente lo haga en el futuro.

¿Te gusta ir a eventos o eres de quienes sienten pánico?

Me encanta. Soy de las que se recorren los puestos seis veces por si se han dejado algo que ver. Detrás de la mesa no he estado nunca, pero estaría encantada.

¿Has trabajado con guionista/dibujante, o en proyectos conjuntos, como fanzines?

Hasta ahora siempre he trabajado en solitario. Pero no importaría trabajar con más gente
porque me parece una forma muy buena de aprender y creo que muchas veces aparecen unas sinergias muy interesantes.

¿Por dónde empiezas a preparar tus historias? ¿Haces mucho trabajo previo: escaletas, tratamientos, sinopsis?

Preparo muchas cosas, hago esquemas, ejes cronológicos, paletas de color, hago fichas de los personajes, listados de palabras y mil bocetos de todo. Y tengo que decir que muchas veces todo este trabajo previo solo te atasca.
Creo que soy de las que preparan todo demasiado. Normalmente no salgo de la fase de preparación porque nada me parece lo sufcientemente bueno y confío en que la Esther del futuro sabrá mejorarlo. También me pasa que a mitad del proceso veo lo primero que hice y me pongo a arreglar todo lo que no me gusta en un bucle infnito. Me cuesta mucho tener esa mentalidad de directora o de jefa y decirme a mí misma “cambia esto de esta forma y pasa a otra cosa”.

¿Prefieres trabajar de día o de noche? ¿Tienes algún horario en el que sientas más la inspiración o te resulte más cómodo dibujar?

Mis horarios están bastante condicionados por mi vida familiar, así que cualquier momento libre es bueno para trabajar. Sin embargo, es verdad que por la mañana suelo estar más concentrada y por la noche suelo ser bastante más creativa. El problema está en cuando te pasas la madrugada dibujando o lo que sea, no tienes sueño y tienes la motivación a mil. Y se te olvida que la tía que tiene que madrugar por la mañana es la que tiene que hacer el resto. Normalmente la tía que madruga está bastante enfadada con la que no la ha dejado dormir.

Pasar muchas horas dibujando puede pasar factura al cuerpo, ¿sigues alguna pauta de trabajo y descanso para cuidar las muñecas o la espalda?

Antes lo único que hacía era levantarme y estirar un poco cuando me notaba más tensa, pero si esperas a que te duela para intentar arreglarlo suele ser tarde. Para mí la clave ha sido el ringfit, un par de veces por semana y adiós al dolor de espalda.

¿Utilizas algún sistema de creación de personajes? ¿Les sometes a baterías de preguntas? ¿Les sientas en un diván?

Pues depende, hay personajes que tienen más profundidad que otros. Pero en general empiezo haciendo una lista con todas las palabras que me llevan a ese personaje, pueden ser rasgos físicos o de personalidad. La lista suele ser muy larga porque ahí no me planteo si tienen sentido las palabras que me vienen a la cabeza. Luego me voy quedando con combinaciones de palabras que me resulten interesantes y hago muchos bocetos hasta que doy con la tecla.

¿Qué te resulta más difícil hacer al crear una obra? ¿Cómo lo solucionas?

Seguir avanzando y no intentar arreglar las cagadas del pasado. Es justo lo que he dicho en otra pregunta, me cuesta dejar las cosas estar cuando no me convence lo que veo. Y lo que estoy haciendo actualmente para solucionarlo es invertir más tiempo en tareas preliminares como el storyboard para tener una base más sólida.

¿Sueles concentrarte en una obra cada vez o llevas varias al mismo tiempo?

Ahora mismo estoy dedicada a solo un proyecto. Normalmente iba saltando de uno a otro de forma muy desordenada y al final solo me generaba cansancio y frustración. Es como si estuviese viajando de un continente a otro para resolver una tarea en esos lugares. Al final paso más tiempo en el camino que solucionando el problema.

¿A qué tipo de público enfocas tu trabajo?

Infantil y juvenil.

¿Qué autores o autoras te han influido especialmente en tu trabajo?

Pues de la infancia casi todos mis referentes son de animación o de programas de la tele. De esta época me quedaría con los Muppets, aunque casi todos mis recuerdos son imágenes sueltas, pero me encantan esas extremidades de fdeo, las narizotas en forma de gota y las bocas. Me río mucho dibujando personajes estilo Muppet.

También de la infancia tengo que meter a Genndy Tartakovsy, que es el responsable de series como las Súper Nenas, Samurai Jack o el Laboratorio de Dexter. Lo que más me gusta de su trabajo es la relación que hay entre humor y drama. Son dos elementos que funcionan muy bien juntos y se potencian mucho el uno al otro. Y de algo más actual diría que Rebecca Sugar y su Steven Universe, que me encanta y me parece maravilloso en todos los sentidos. Hora de Aventuras, Over the Garden Wall y todas las pelis de Cartoon Saloon son mis obsesiones actuales.

A nivel de cómic están: Blacksad de Juanjo Guarnido y Juan Día Canales, Nimona de Noelle Stevenson, Luces Nocturnas de Lorena Álvarez, El Camino Perdido de Amélie Fléchais… La lista es larga, pero éstos son los primeros que acuden a mi cabeza.

Y en literatura mención especial a Terry Pratchett porque siempre es buen momento para hablar de Mundodisco y de lo absolutamente feliz que me hacen sus libros.

Háblanos de tus obras publicadas.

Por ahora solo tengo un zine con las ilustraciones del Drawtober de 2020 publicado. No hace falta decir que 2020 fue una paliza de año, así que me dije “¿Sabes qué estaría bien? Hacer una ilustración sobre un personaje al día, durante un mes y en un medio que no tengas para nada dominado. Vamos a poner… En digital, por ejemplo”.
Sí, soy una optimista patológica, pero el caso es que al final conseguí mucha soltura con el iPad y salieron algunos personajes bastante molones así que decidí publicarlo.

¿Tienes algún nuevo proyecto pendiente?

¡Sí! Me he metido en un berenjenal que me está grande, pero estoy muy contenta. Solo diré que va a ser un cómic muy cortito y que todo lo que he subido del proceso puede verse en el tweet fjado de mi cuenta de Twitter. Originalmente iba a ser un cuento porque ha sido el fruto de un par de cursos de ilustración enfocados a eso, pero conforme iba haciendo el storyboard no dejaba de imaginármelo como un cómic. Así que en ello estamos.

Te deseamos muchísima suerte y ten por seguro que nos rascaremos el bolsillo en cuanto salga ese cómic. Muchas gracias por prestarnos tu tiempo.

Y os dejamos con los enlaces a las redes de Esther Gar para que podáis fipar con su arte y contactar con ella para contratarla:

Twitter: https://twitter.com/SthrArt

Instagram: http://instagram.com/sthr.art