Un dibujo exquisito. Expresiones tan pronto delicadas como desencajadas. Kaliparvati demuestra que domina sin problemas el dibujo, la narrativa y el humor descacharrante.

¿Por qué decidiste entrar en NEUH?

Pues ya hace años conocí a Duende Lewis (no en persona, que soy una ermitaña consumada) y me comentó que si quería publicar algo le pasara la voz. Luego me enteré que formaron un grupo de gente que se autopublicaba y me pareció interesante ese método de compartir gastos y minimizar las perdidas (la unión hace la fuerza) entonces les mandé mis cosas, me aceptaron y bienvenida a bordo.

¿Cómo ves el futuro de las editoriales? ¿Y el de la autoedición?

No conozco mucho del medio la verdad, pero cuando estaba armando un cómic para publicar me tiró mucho para atrás los comentarios de la gente que decía que las editoriales solo te pagan con suerte un 10% del libro, que básicamente su trabajo es editarlo y promocionarlo, pero en la práctica el mismo autor tiene

que promocionarse. Algunos llegaban a decir que si se quería ganar de verdad el camino era la autoedición, aunque, por supuesto, el trabajo es mucho mayor. Había opiniones que decían lo contrario, claro, todo es relativo al final, pero como soy como el cangrejo empiezo por la autoedición, a ver qué pasa.

¿Qué le dirías a la gente que se siente frustrada porque ninguna editorial le acepta su trabajo?

Bueno, justo mi caso, jajaja. El rechazo es duro, más aún si tienes amigos que te dicen que tu obra es buena, que se puede vender, y cuando vas con la editorial te dicen que te llaman y allí queda. Llega la inseguridad, tal vez eras mala y no te lo decían por pena (insertar música
dramática y el síndrome del impostor está servido), pero ya luego el cerebro positivo funciona y te das cuenta que puede que esa editorial no contrata autores desconocidos, tal vez no fue buena idea mandar un comic que parece manga a una editorial que solo publica comic que se
ve muy occidental… y claro, tal vez no es que seas mala, pero aun tu trabajo no se ve tan profesional y eso se arregla con trabajo y paciencia. Ya con esto si se quiere se puede volver a intentar o, como es mi caso, empezar con el camino alterno de la autoedición. Ponerse muy negativo solo te nubla las oportunidades y hace que pensar en soluciones sea muy difícil, mejor ser optimista, como el meme del perro que está tomando su café en una habitación en llamas.

¿Se han convertido los autores en mercaderes, community managers y pregoneros?

Pues sí, es parte del trabajo si se quiere hacer llegar la obra a más personas es lo que toca, las redes sociales son una gran vitrina que puede ser usada por cualquiera, el asunto es saber sacarle el jugo a los algoritmos, porque lo que es yo aún no le agarro el truco, pero es una
bestia que tengo que aprender a domar, definitivamente.

¿Hay algún límite para el autobombo?

Pues creo que el límite sería cuando entra al terreno del spam, tipo lo de un extraño que te comenta con muchos elogios y luego te lanzan el “en esta página tengo mis dibujos, sígueme” y nunca más se asoman por tu perfil. Confieso que cuando recién saqué mi blog lo hice más o
menos así un par de veces (un comentario y al final ponía el link… Me sentía sucia, jajaja) por consejo de esas páginas que te “orientaban” sobre cómo dar a conocer tu trabajo. Niños, no lo hagan, está muy feo.

Si no has hecho nunca crowdfunding, ¿lo harías? ¿Has usado otros métodos de financiación, como la preventa?

Aun no lo he pensado, pero es una idea interesante. Creo que lo haría si fuera para sacar algo a una escala más ambiciosa de lo normal, aunque tendría que tener muchos seguidores que de antemano pudieran estar interesados en el producto; nada a lo loco, cosa de ser un tanto cobarde sin antes tener algo planificado y con múltiples plan B por si algo sale mal.

¿Te gusta ir a eventos o eres de quienes sienten pánico?

Soy bastante introvertida (¿ya mencioné que soy ermitaña? Jajaja), pero en situaciones donde hay que cumplir “un deber” activo una personalidad que parece muy extrovertida pero no, solo es la batería social activa y que dependiendo del entorno se agota más o menos rápido. Luego de ello necesito pasar un tiempo recluida en mi cueva por un tiempo. Nunca he estado en un evento, pero podría hacerlo decentemente (conociéndome, incluso podría decir en voz alta cosas como “¡comics originalísimos al mejor precio! ¡mire sin compromiso!”; aunque, considerando la cantidad de interacción social con extraños por horas, luego de ello posiblemente necesitaría un par de meses enclaustrada.

¿Trabajas en solitario, prefieres colaborar, los grandes grupos? ¿Has trabajado con guionista/dibujante, o en proyectos conjuntos, como fanzines?

Como soy ermitaña trabajando en solitario me encuentro es mi zona de confort porque se ahorra el tiempo de las coordinaciones, en contra es que todo el trabajo recae en mí y la única perspectiva que tengo es la mía, lo cual limita la creatividad del proyecto, pero sí, una vez nos
juntamos con amigos de la desaparecida Subcultura (Wilson, Dorcas y Kissmy) e hicimos “Topato”, y era demasiado divertido, las tiras salían de nuestras conversaciones loquísimas. No tenía un guion fijo, pero no importaba, era como si juntaras lo que sueñas por las noches, nada
parece tener sentido, pero te la pasas bomba mientras sueñas.

¿Por dónde empiezas a preparar tus historias? ¿Haces mucho trabajo previo: escaletas, tratamientos, sinopsis?

Primero toca hacer un guion muy básico, si me gusta lo que leo escribo una descripción de cada personaje como reglas del juego, entonces ya desarrollo la historia tratando de no salirme de esas personalidades básicas. Luego hago una especie de gráfico donde resalto los picos de la historia que la terminan dividiendo, y ya con eso decido cuántas páginas le doy mas o menos a cada parte. Toca hacer unas mini-páginas muy en boceto para ver qué cosa resaltar más o menos en cada página y ver el ritmo de narración. Lo último es dibujar las páginas. Esta forma de trabajo la aprendí hace poco, que antes solo dibujaba sobre la marcha lo que se me iba ocurriendo, era más divertido, pero la historia se me escapaba de las manos como una anguila.

¿Prefieres trabajar de día o de noche? ¿Tienes algún horario en el que sientas más la inspiración o te resulte más cómodo dibujar?

Soy pájaro diurno, y no tanto porque no me guste trabajar de noche, que por la paz nocturna es lo ideal (de hecho, en la noche es cuando se me han ocurrido más cosas), pero me sienta fatal al día siguiente, sobre todo en mi estómago, que me recuerda que odia desayunar tarde y
retardar todo el proceso siguiente. Es un tirano del mal, Si llevo lo que en apariencia es una vida “saludable” es porque él no me da margen para hacer otra cosa. Pero volviendo, me gusta dibujar con luz natural, entonces a media mañana es cuando estoy más productiva, sobre todo si tengo a la mano el segundo desayuno que corresponde. A la noche me pongo más creativa, pero no me queda de otra que solo dejarlo apuntado para desarrollarlo después.

Pasar muchas horas dibujando puede pasar factura al cuerpo, ¿sigues alguna pauta de trabajo y descanso para cuidar las muñecas o la espalda?

Intento pararme cada cierto tiempo, pero no siempre funciona bien, sobre todo en las piernas (necesitaría hacer más ejercicios, ¿no? Sí, sería lo ideal). Mi mayor problema son mis muñecas, que son muy delgadas, y para la derecha es crítico, ya que empieza a sonar y a doler cuando llevo dibujando mucho rato. No quiero que esto acabe en una tendinitis, así que lo que hice es entrenar a mi mano izquierda para que le dé “una mano” a su gemela. Ya me funcionó de maravilla cuando me empezó a doler los dedos de la derecha por sobrecargarla en la oficina. Desde entonces uso el mouse con la mano izquierda y fue santo remedio. Ahora también medio que va funcionando, veré si hay mejores resultados cuando mi mano izquierda sea más “diestra” dibujando.

¿Utilizas algún sistema de creación de personajes? ¿Les sometes a baterías de preguntas? ¿Les sientas en un diván?

En ese escenario soy una auténtica troll. Una vez que tengo el chispazo de la idea inicial todo se reduce a poner a los personajes con personalidades tan diversas que los hagan pasar más penalidades si los pongo juntos. ¿Tengo un tipo que es un pan de dios? Pues lo pongo junto a uno que le saque de quicio de tal forma que conozcamos el lado menos amable del primero.
Me veo como una científica loca jugando a poner en el límite a sus criaturas.

¿Qué te resulta más difícil hacer al crear una obra? ¿Cómo lo solucionas?

Terminarla, jajajaja. Pero no solo terminarla, sino terminarla bien. Me ha pasado demasiado esto de tener una historia que se va poniendo interesante, pero complico tanto la trama que luego ya no sé muy bien que hacer con ella. La solución que voy encontrando es tener una
trama muy definida desde el principio, aunque trabajar con algo tan parametrado le quita un poco el gustito al trabajo, pero por ahora es la única solución que le he encontrado a ese problema.

¿Sueles concentrarte en una obra cada vez o llevas varias al mismo tiempo?

Me pasa que cuando la historia me satura mucho en el camino se me ocurre otra, así que, a modo de despejarme, avanzo con la otra y ya con la cabeza más descansada regreso a la primera historia. Lo bueno de esto es que al ver la historia con otros ojos veo cosas que antes
se me escaparon. Lo malo es que si la segunda historia me gusta mucho la primera se queda en hiatus indefinido.

¿A qué tipo de público enfocas tu trabajo?

Creo que a un público un poco como yo, gente adulta pero no el típico adulto serio que ya no juega videojuegos, sino es más uno que no tiene miedo de decir que ve dibujos animados, que conversa sobre cosas frikis, chicas que les gustan las comedias románticas tiradas de los pelos y que no le huyen al humor negro, y todo aquel que no le tiren para atrás las expresiones exageradas de mis personajes.

¿Qué autores o autoras te han influido especialmente en tu trabajo?

Me gusta mucho el trabajo de Alphonse Mucha, también esos ilustradores de cuentos de principios del siglo XX: Arthur Rackham, Anne Anderson, Kai Nielson, John Bauer, Edmund Dulac… en parte porque estoy casi segura que en la biblioteca de mi colegio había cuentos con
sus ilustraciones y yo estaba fascinada con ellos. También soy muy fan de mangakas como Yoshihara Yuki o Saika Kunieda. De ellas tengo para recomendar un par de mangas que serían capaces de hacer reír hasta al más amargado, jajaja.

Háblanos de tus obras publicadas.

Hasta ahora solo publiqué hace algunos años, en la desaparecida subcultura, a “La princesa Margarita”, que era un comic de comedia cuasi romántica sobre la típica princesa atrapada en la torre a la espera de ser rescatada. El asunto es que a ella la encerraron por lesbiana. No hay
príncipe encantador al rescate, solo un megalómano plebeyo con sed de poder y unas amazonas que aparecieron de la nada y le van a aguar los planes. Actualmente está en un vil hiatus.

¿Tienes algún nuevo proyecto pendiente?

Tengo en el horno a un comic basado en parte del libro “Peregrinaciones de una paria” de Flora Tristán, la historia de su paso por el Perú, pero como soy una troll no me limito a narrar la historia sino que “meto mi cuchara” todo el rato interrumpiendo el relato de la ilustre pensadora.
También tengo unos cuentos, no tan infantiles, basados en los clásicos que nos contaron de chicos, pero en versión gender bender, inspiradísima por esa corriente que sugería cambiar el género de los libros. Pensé “¿por qué no?” y salieron estos cuentos llenos de incorrección política.

Qué maravilla, qué maravilla. Mientras tanto, podéis seguir a Kaliparvati en su redes para no perderos ni un solo dibujo:

Twitter: https://twitter.com/Kaliparvati1
Instagram: https://www.instagram.com/kaliparvati_owo/