Autor de cómic, ilustrador, lo mismo te muestra un cómic de humor descacharrante que un cómic histórico con exquisita documentación y rigor. Os traemos a Daniel Torrado.

Háblanos un poco de ti antes de nada:

Soy un mallorquín que vive en Sant Martí, Barcelona, hace ya treinta y seis años. Tengo cuarenta y cuatro años y hace siete años dejé mi trabajo cómodo, bien remunerado, con sus vacaciones y sus pagas extras, para ser artista. A día de hoy, siete años después, no puedo
decir que consigo ganarme la vida con esto, pero luchar, lo lucho cada día. He

publicado cuatro cómics en editorial y varios de auto-edición, el resto del tiempo soy un mercenario de los dibujos.

¿Por qué decidiste entrar en NEUH?

Había visto sus stands en muchas ferias y siempre me generó curiosidad. Por otro lado veía que tenían muchos productos de calidad. Yo me auto-edito, pero no tengo medios para estar en demasiados lugares, pero con una organización como la de NEUH puedes hacer que tus
obras lleguen a muchas más ferias.

¿Cómo ves el futuro de las editoriales? ¿Y el de la autoedición?

Si hablamos de España, creo que el cómic, como medio, está aguantando mucho más de lo que muchos habían augurado. Hay ventas, pero repartidas en demasiadas novedades, lo cual hace que a las editoriales les vaya relativamente bien, a costa de que los autores trabajen
prácticamente gratis, o de comprar licencias extranjeras. Básicamente creo que la mayoría de editoriales no editan cómics, sino que importan cómics, o publican obras que los autores prácticamente les regalan. Les irá bien.

Creo que cada vez habrá más autoedición porque, realmente, si la tirada no es muy larga, como mínimo ganarás lo mismo que con una editorial convencional: nada, pero si va bien puedes ganar mucho más y llegar a más sitios. Es tuya, tú decides, tú la mueves, la vendes y
le das todo el cariño que se merece. La autoedición dignifica la obra.

¿Qué le dirías a la gente que se siente frustrada porque ninguna editorial le acepta su trabajo?

Que una editorial no acepte tu trabajo no es el fin del mundo. De hecho es lo habitual. Ni si quiera quiere decir que sea mejor o peor, solo que no es industrializable según sus criterios. Si tu objetivo es trabajar como ilustrador para una editorial en concreto, como el clásico sueño de trabajar en Marvel, simplemente sigue luchando por ello hasta que lo consigas o decidas que ya no quieres intentarlo más, pero si tu objetivo es hacer los cómics que tú quieres hacer, las editoriales, probablemente, no sean el camino. Auto-edita.

¿Se puede vivir de la autoedición o es un “complemento”?

Creo que primero deberíamos preguntarnos si se puede vivir del cómic, y la respuesta diría que, salvo contadísimas excepciones, es que nadie vive del cómic en España, publicando en España. Por supuesto, si consigues trabajar para editoriales francesas o estadounidenses la
cosa cambia, pero depende mucho de cómo quieras orientar tu trabajo. De la autoedición, pues tampoco…

¿Se han convertido los autores en mercaderes, community managers y pregoneros?

Hay de todo, por supuesto, pero creo que la mayoría de autónomos somos mercaderes, community managers, pregoneros, administrativos, gerentes, matemáticos, ayudantes, gestores, empresarios, sexadores de pollos, violinistas y lo que haga falta. Si le añades que la nuestra es una profesión artística y en España, por lo que sea, el arte está bastante minusvalorada, y encima hacemos cómics, que es como ser el artista rarito nada cool, pues hacemos todo eso por cuatro chavos e intentando no parecer unos chiflados.

¿Hay algún límite para el autobombo?

Ser muy pesado. Por muy pesado me refiero a esa gente que te para en una feria de cómics y te da la brasa hasta que tu paciencia flaquea y, o le compras el cómic o le mandas a freír espárragos. Hay quien se queja de que en algunas ferias los fanzines están apartados, y creo que es gracia a estos «muy pesados», que perjudican a todos. Pero mientras no llegues a ese extremo de turra, todo vale.

Si has hecho crowdfunding ¿cómo valoras la experiencia? ¿hay trucos para meterse en el micromecenzgo? ¿hay algo que nunca deberías hacer?

He sacado cinco cómics a través de crowdfunding. Tres con la editorial Cascaborra Ediciones y dos yo solo, de «Humor imbécil».

Por no alargarme diré que los tres primeros fueron el inicio de Cascaborra Ediciones, que a día de hoy ha publicado más de treinta cómics, siendo, además, una de las editoriales que más autores españoles publica. Es cierto que en el primer crowdfunding tuvimos que acabar
poniendo dinero de nuestro bolsillo, pero sí, sirvió para fundar una editorial.

Los dos que he hecho de Humor imbécil no han ido mal. Pedí poco dinero para tiradas pequeñas y, básicamente mi familia y amigos, lo sacaron adelante.

Mi consejo:
La gente que va a participar es la que ya conoce tu obra, o en su defecto a ti. Si no tienes seguidores, prácticamente va a participar tu familia y algún mecenas que te descubra por casualidad. Ten eso en cuenta cuando hagas cábalas.

¿Te gusta ir a eventos o eres de quienes sienten pánico?

Las dos cosas. He ido a dos ferias con stand propio. Me cansa, sobre todo cuando la organización no piensa demasiado en que los que estamos en los stands somos humanos y a veces no tenemos ayuda. Pero al final creo que engancha un poco y ahora tengo ganas de ir a
más.

¿Trabajas en solitario? ¿Has participado en algún fanzine?

Clara y absolutamente solitario. Me gusta participar en el fanzine «La cripta», porque es divertido y puedo experimentar. Pero sigue siendo un trabajo absolutamente solitario. Me gusta trabajar solo.

¿Por dónde empiezas a preparar tus historias? ¿Haces mucho trabajo previo: escaletas, tratamientos, sinopsis?

No tengo un método invariable. Lo que sí hago siempre, supongo que como todos, es tener la historia en mi cabeza acechando, cambiando y creciendo, hasta que decido plasmarla.
Normalmente suelo hacer una escaleta y luego una especie de story-guion que solo entiendo yo, todo esto mezclado con bocetos varios, documentación y diseño de personajes, y luego ya a dibujar el cómic. Pero no es un orden o proceso sagrado, ni mucho menos.

¿Prefieres trabajar de día o de noche? ¿Tienes algún horario en el que sientas más la inspiración o te resulte más cómodo dibujar?

Soy un maldito caos y no tengo respuesta a esta pregunta.

Pasar muchas horas dibujando puede pasar factura al cuerpo, ¿sigues alguna pauta de trabajo y descanso para cuidar las muñecas o la espalda?

Suelo decir que la única postura correcta para dibujar es no dibujar. Yo suelo hacer algo de ejercicio en el gimnasio y cuando paso tiempo sin hacerlo, mi espalda se resiente. Creo que el ejercicio (si es muscular, mejor) es fundamental para contrarrestar las horas de dibujo.

¿Utilizas algún sistema de creación de personajes?

La verdad es que no, pero siempre he pensado que un buen sistema para crearlos es utilizar fichas de personaje. Pero vamos, como he dicho antes, soy un caos, y cualquier cosa parecida al orden se mantiene lejos de mis proyectos. Suelo imaginármelos e intentar no ser incongruente. No es nada aconsejable.

¿Qué te resulta más difícil hacer al crear una obra? ¿Cómo lo solucionas?

Escribir el guion correctamente me da una pereza tremenda. Es una labor muy metódica y laboriosa y no hay dibujitos. Así que no lo escribo, básicamente. Hago un story board con los diálogos y alguna nota al lado, todo en lápiz e ininteligible para una mente sana.

¿Sueles concentrarte en una obra cada vez o llevas varias al mismo tiempo?

Varias al mismo tiempo, si no, no tiene gracia.

¿A qué tipo de público enfocas tu trabajo?

He hecho tantas cosas diferentes que diría que a todos los públicos. El cómic histórico, evidentemente, está enfocado a gente a la que le guste la historia. Humor imbécil es muy para todos los públicos y el universo Brizna es infantil/juvenil. Pero también participo en La cripta
que es para un público adulto. Estoy abierto a todo.

¿Qué autores o autoras te han influido especialmente en tu trabajo?

Siempre me han fascinado Humberto Ramos, Chris Bachalo, Mike Mignola, Mathieu Bonhomme, Pepe Larraz, Stuart Immonen, Damien Couceiro y otro montón de ilustradores. Por desgracia creo que mi dibujo no se acaba de ver influenciado por ninguno de ellos. Ojalá…

Háblanos de tus obras publicadas.

He publicado cuatro cómics históricos:
«1805: Trafalgar». Este cómic lo empecé hace doce años y tardé tres en hacerlo, a ratos libres, mientras trabajaba diseñando máquinas. No es perfecto, pero es el primero y me produce orgullo. Publicado en su versión íntegra por Cascaborra Ediciones a través de crowdfunding.
Actualmente en su tercera edición.

«Bernardo de Gálvez. Pensacola 1781» Un encargo del ejército para la exposición «Bernardo de Gálvez y la influencia de España en América» que luego se publicó en Cascaborra Ediciones a través de crowdfunding. Actualmente en su cuarta edición.

«1539: Castelnuovo» Publicado por Cascaborra Ediciones a través de crowdfunding. Actualmente en su segunda edición.

«1740: San Agustín» Publicado por Cascaborra Ediciones, con unas ventas algo tímidas es, quizás, la historia de la que más orgulloso estoy. Infravalorado, aunque qué voy a decir yo.

Cómics de Humor:
«Humor imbécil» 1, 2 y 3. No hay mucho más que añadir al título. Me he divertido muchísimo haciéndolos.

Universo Brizna:
«Conoce a los duendes», «El origen de las hadas», «El viaje de Riu y el jabato» y «Magie y el jardín de Juanita» son cuentos cortos ilustrados juveniles sobre ecología y animalismo.
La idea surge a raíz de una pequeña historia que escribí y dibujé hace tiempo, que luego convertí en un guion de cómic y unas cuantas páginas, por encargo de Iberdrola, que nunca vio la luz (apréciese la ironía). El cómic de Brizna algún día se publicará, como sea, pero de
momento me entretengo escribiendo cuentos en su universo.

¿Tienes algún nuevo proyecto pendiente?

Sí, aunque no puedo hablar sobre ellos demasiado. Uno es para una ONG y el otro para un tipo que va a inventar un nuevo medio de consumir historias y ha creado todo un universo de entretenimiento para ello, pero como ninguno de los dos ha salido, pues chitón.

También pienso dar la turra mucho más tiempo con Brizna y su universo y, de momento, tengo una escaleta y algunos diseños de personaje del próximo cuento: «El último cazador de gamusinos». Además estoy trabajando para que sea contenido educativo en algunas escuelas, y parece que va por buen camino.

Muchas gracias por tu tiempo, esperaremos impacientes a que salgan esos proyectos para poder disfrutarlos. Mientras tanto, podéis visitar su web y redes sociales para comprobar lo bien que dibuja y, por supuesto, contratarlo.

Página web: https://www.danieltorrado.com/

Instagram: https://www.instagram.com/danieltorrado_/