¿Dónde escribo?


Soy un escritor nómada. No tengo un lugar propio en el que encerrarme a escribir durante horas, así que voy alternando diferentes sitios.

Uno muy socorrido es el cuarto de baño de casa. Es cerrar la puerta y sentirme como en un búnker. Casi siempre escribo a un buen ritmo allí. Lo malo es que es difícil mantener una postura cómoda durante más de una hora y que, por mucho que me empeñe, es un cuarto de baño y las otras personas quieren ducharse y esas cosas.

Por supuesto, mi cuarto compartido está descartado para escribir tranquilo, a no ser que sean sesiones cortas de quince o treinta minutos cuando sé que voy a estar solo.

El artista con su libreta © 2014 Ddoodler, Carlos Sánchez Polo

El artista con su libreta © 2014 Ddoodler, Carlos Sánchez Polo

Otro lugar obvio para escribir es la biblioteca municipal. Obvio y sano, porque los veinticinco minutos de paseo hasta llegar a ella son estupendos para las piernas y para que se me ventile el cerebro. La biblioteca es un lugar tranquilo y siempre hay algún lugar libre para sentarse cómodo a escribir. Lo que más me gusta es que hay mucha gente, y aunque cada uno vamos a lo nuestro, hay una cierta energía flotando en el aire que me parece estimulante. Lo malo es que también hay wifi, y los días en los que estoy más distraído puedo llegar a perder bastante tiempo navegando con la excusa de buscar un antónimo…

Un lugar que no tiene este problema es la cafetería del polideportivo. Creo que es el lugar en el que soy más productivo, a pesar del tránsito de gente y de la música. Creo que tiene que ver con ver de reojo la ondulación del agua de las piscinas…

Así, yendo y viniendo de aquí para allá, voy terminando mi novela. ¿Y tú? ¿Dónde prefieres escribir tus textos?

Nota publicada originalmente en mi blog el domingo 30 de enero de 2011.

Escrito por Gurrupurru.

Carlos Rioja (Charlie Gurrupurru en internet) escribe y dibuja historias sobre cosas bonitas, absurdas y cotidianas. Cree que todo es una historia, sólo cambian los medios. Autor de los webcómics…

Leer más de Gurrupurru

8 Comments

  1. Luray
    Luray

    En el cuarto de baño no escribo, pero sí tengo muchas ideas, creo que porque desconecto de todo porque ahí dentro no hay nada más que yo (y los muebles del baño). Siempre escribo en mi habitación, pero ya me han recomendado más de una vez que vaya cambiando de lugar. Con un portátil en condiciones quizá fuera al parque, pero es eso, mi problema principal es el soporte, no me gusta escribir a mano porque luego lo tengo que pasar al ordenador y porque he comprobado que escribo peor XD.

    La dura la vida esta de escribir historias.

    1. Gurrupurru

      Sí, es un fastidio acostumbrarse a escribir en el ordenador :D Yo me he acostumbrado a reescribiir, cortar y reordenar con el control-x, c y v y luego es un rollo hacer lo mismo en papel :)

      A ver si puedes conseguir una máquina para ir por ahí y cómo te influye.

  2. Lograi el Luciérnago
    Lograi el Luciérnago

    El baño es para leer, no para escribir.
    (Ejemplo práctico: hola).
    Yo donde más escribo es en el estudio de casa, pero donde creo que más he escrito ha sido en clase, tanto en el Instituto como en la Universidad.

  3. ⎝⎝ΞBI77O⎠⎠ (@Ebizo77)

    Yo también escribo algunas cosas, aunque luego no les doy ningún uso xD Suelo hacerlo en mi habitación por la costumbre de hacerlo en el ordenador, que desde hace unos años es fijo. Y me gusta, porque en ella se respira mucha tranquilidad.

    Pero algunas veces sí me apetece salir, “ventilar el cerebro” como dice Gurru ahí arriba. En estos casos cojo mi libretita y me siento en una silla en el balcón o me tumbo en la hamaca del patio. Más lejos no llego, y encerrarse horas en el baño resulta sospechoso (?). Por desgracia apenas salgo de casa si no es necesario, y debería, porque sé bien que paseando uno tiene ideas. A ver si este artículo me anima a salir más :’)

Comments are closed.