Cómo se colorea en Copic


Lo parezca o no, la manera en la que se usan los copics es muy importante, porque no va a quedarte igual. ¿Te ha pasado que cuando has coloreado con Copic se te ha quedado como una estela, una marca, de que has pasado por ahí el rotulador? Yo a eso lo llamo «estilo lengüetazo de vaca» XD

Evita el Zigzag, deja un efecto parecido a pintar en línea. Siempre es mejor, al pintar con copics, hacer un movimiento concéntrico y circular con la punta de pincel, para evitar precisamente ese efecto, de esa manera vas rellenando huecos en blanco.

También podéis usar el blender.

Blender

El blender es una herramienta útil para mezclar colores y preparar el papel e incluso hacer efectos, es un rotulador que lleva la numeración 0 y que básicamente está relleno de alcohol de 70º.

Es decir, que si no os apetece gastar dinero en recargas para el blender, podéis muy tranquilamente ir a comprar alcohol de 70º a la farmacia y rellenarlo con eso, porque es exactamente lo mismo.

Lo que hace el blender, al ser alcohol, es difuminar los colores, disolver el color e incluso dispersarlo, por lo que es muy práctico preparar nuestro papel con el blender antes de colorear si queremos dejar el color más uniforme. Con el blender podemos mejorar nuestros degradados, podemos hacer efectos en los colores cuando ya se hayan secado (puntos, rayas…), o incluso si nos hemos salido de la línea, podemos echar mano del blender para difuminar el error todo lo posible.

Degradado a la derecha sin blender, a la izquierda con blender.

Arriba, papel mojado con blender antes de aplicar color, abajo sin blender.

Mirad un ejemplo de lo que podéis hacer con el blender sobre el color seco:

Si no tenéis blender ni ganas de comprar uno, podéis usar un pincel de agua relleno de alcohol de 70º muy tranquilamente :) También podéis usar bastoncillos sobre tinta seca y jugar a hacer efectos…

Papel para Copic

Existe, de hecho, un papel oficial de Copic que a día de hoy no le he encontrado utilidad. Es fino tipo papel Biblia, transparenta todo, no retiene la tinta, traspasa y encima al ser tan satinado se corre la tinta negra de todo tipo. Mi consejo es: no lo compréis.

El papel oficial es exageradamente fino y en esta imagen podéis ver cómo se transparenta mi mano a contraluz.

Y este el resultado de entintar en dicho papel con los propios Copic multiliner y pintar con Copic encima. Desastroso.

Mi recomendación es que busquéis un papel de un gramaje de 120 a 200 gramos y que tenga la superficie relativamente satinada (es decir, que no chupe mucho la tinta, un papel de acuarela es muy absorbente…), pero sin pasarse. Abajo los que uso yo:

Os desgloso. Empiezo por el papel que pone «100 fichas». Son fichas de papel blanco de la marca Miquelrius), se pueden comprar en cualquier papelería de El Corte Inglés y ES BARATÍSIMO.

Los hay en varios tamaños. Yo suelo comprar ese que veis, que es un poco más grande un A5 y el formato tarjeta de visita.

Los tamaños que podéis encontrar son:

  • 65×95, paquete 100 unidades.
  • 75×125, paquete 100 unidades.
  • 100×150, paquete 100 unidades.
  • 125×200, paquete 100 unidades.
  • 160×215, paquete 100 unidades.

El precio va desde 1,40€ el más pequeño a 4,5€ el más grande. Las fichas lisas son las que tienen la banda verde arriba

Es literalmente cartulina blanca de 200 gr/m2 cortadita en distintos tamaños y que a mi me funciona muy bien con Copic (y además es todo útil porque ya tienes las láminas listas para usar)

Estos son los dos tamaños que yo uso generalmente. Sí, si os estáis preguntando si vale la cartulina del chino si la cortáis al tamaño que os de la gana, sí, vale. Pero a veces la cartulina del chino resulta demasiado satinada así que cuidado.

El siguiente papel del que os voy a hablar es del cuaderno verde que pone Dessin. Es de la marca Canson, de 160 gr/m2 y tiene una calidad precio buenísima. Para mí es el mejor papel para Copic.

La tinta agarra maravillosamente, ya sea de Copic, tinta de calibrado, si pintas en plumilla…el papel el suave y resistente. Yo los dos que recomiendo son Dessin y Mix Media de Canson.

Cuidado con el Mix Media porque cada cara tiene una textura distinta, usad la más suave.


Los cuadernos de Canson XL los podéis encontrar en formato A4 y A5, en cualquier tienda de bellas artes e incluso en el rincón del pintor de El Corte Inglés.

Aquí algunos ejemplos, lo malo es que las fotos no hacen nunca justicia a los Copic, pero igual os hacéis una idea.

Otro de los papeles que uso y mi más reciente descubrimiento es el cuaderno negro que veis en la foto de antes. Es del Tiger. Aguanta agua, rotus de alcohol, alcohol sin más. El papel (no sé el gramaje exacto) parece de unos 160-180 gr/m2. Deja los colores brillantes, y estoy en general muy satisfecha con él. Cuidado, a veces el lápiz lo emborrona hasta el punto de que se hace difícil que se vaya la mancha. Esa es mi pega principal.

El formato de este cuaderno en concreto es de 13×13 cms. En el Tiger seguro que tienen más, pero no tengo ninguno en casa. Os dejo un ejemplo para que apreciéis un poco cómo queda:

Las shikishi (色紙) son cartones encolados con papel de arroz y un reborde dorado que se usan mucho en Japón para autógrafos y dibujos conmemorativos de dibujantes de manga. Aguantan carros y carretas, pero al ser papel de arroz hay que tener cuidado con el agua:

Las shikishi te dejan el color precioso, pero la pega es que chupan tinta a punta pala. Por eso la uso poco, además de que para conseguirlas las tengo que importar de fuera. Es papel de arroz, como digo, muy absorbente, para la tinta negra van muy bien.

Si las usáis con Copic, cuidao porque como os digo, chupan más que el bizcocho gallego en el café. Lo incluyo aquí porque las uso y porque se usan con copics, pero no porque sea lo ideal para rotuladores.

Recomendación de la casa: el rotulador de alcohol traspasa siempre, así que no pintéis directamente en el block. Aunque pueda parecer evidente, por si acaso. Si lo hacéis poned un folio en medio de las hojas.

Cuando el rotu seque no tengáis miedo de manchar. Una vez seco, el Copic no mancha ni se pega a otros papeles. No necesita fijación para mantener el color brillante, aunque sí hay un spray que si ha perdido el color con el tiempo, reavivan los tonos. Pero cuidado con el sol. El sol es el enemigo natural del Copic (bueno, de la tinta en general), así que mantened los dibujos alejados del sol directo si no queréis que se queden pálidos y sin brillo.