Trilogía del Silo de Hugh Howey


Muy buenas a todos. Hoy queremos recomendaros desde NEUH la Trilogía del Silo de Hugh Howey. Una obra de corte post-apocalíptico que ya ha sido íntegramente publicada en España. También os quería decir que aunque no soy ninguna experta en el género post-apocalíptico, distópico o como queráis llamarlo. No es un género del que haya leído muchas novelas, es más, he leído más bien pocas (más que nada he visto películas). He leído El Cartero de Brin, Soy Leyenda de Matheson y poco más. Podría llegar a decir que esta es una de las primeras a las que me he acercado y lo hice con un: este libro puede ser la mayor mierda del universo o una obra muy buena. Vamos, exactamente la misma actitud con la que me acerqué a las novelas de Jasper Fforde. Si allí acerté de lleno, aquí también. Hay veces que tengo esa suerte con las novelas.

¿Cómo podría empezar? Pues hablándoos un poco del autor, creo yo. Es un autor novel que empezó auto editándose en formato ebook por Amazon, primero relatos cortos y posteriormente esta obra. Cuando empezó la Trilogía del Silo, tuvo tanto éxito que contactaron con él editoriales en busca de editarle en papel. Podemos decir sin lugar a dudas que el éxito que tuvo con la autoedición de esta obra ha sido lo que lo ha catapultado a nivel internacional. Nos ha llegado a España de la mano de Minotauro y es de agradecer. Es pues un autor relativamente novel pero muy muy bueno, y que alcanzó la fama gracias a la autoedición. Me sorprendió gratamente.

Pero vamos a entrar en materia. ¿De qué va esta serie? Post-apocalíptica, vale, distópica, vale… Pero, ¿qué más? El planteamiento es sencillo. Una guerra nuclear y/o bacteriológica ha arrasado el mundo y los últimos supervivientes viven en un Silo subterráneo desde hace más de 300 años. Se mantiene la población constante mediante estrictas normas reproductivas: un muerto, un nacimiento. Se mantienen cultivos para abastecer a la población y el abono procede del reciclaje de toda materia orgánica (incluidos los cadáveres). El agua se recicla, todo se recicla. Los suministros se cuentan y se reparten donde son necesarios previa solicitud y evaluación de la solicitud. Los matrimonios se solicitan y han de ser autorizados por los gobernantes del Silo de cara a evitar la endogamia, y sólo te puedes reproducir si solicitas un matrimonio. Todo controlado, todo muy estricto. Pero permite la supervivencia.

Para evitar la claustrofobia, hay una enorme pantalla que muestra el mundo exterior en el nivel superior del silo. El destruido mundo exterior. Las colinas arrasadas, las nubes tóxicas, el cielo cubierto constantemente por capas y capas de nubes de polvo. Todo tóxico, todo corrosivo. Todo destruido. Un paraje desolado donde todo es marrón o gris. No se ve el sol, no se ven las estrellas ni la luna. No hay vegetación. Sólo polvo. Esta enorme pantalla cumple otra función además de reducir la posible claustrofobia. Cumple una misión disuasoria: mirad lo que hay ahí fuera, no queréis salir, ahí fuera sólo hay muerte, eso es lo que la guerra hizo al mundo, aquí dentro están la vida y la salvación.

Porque el mayor crimen del Silo es manifestar el deseo de salir. Pensar en querer salir puede inducir a la población a querer salir y salir conduce a la muerte. Este es el último reducto que le queda a la humanidad. Manifestar el deseo de salir es el mayor crimen en el Silo y se castiga con el mayor castigo posible: la muerte… es decir, te dejan salir.

Pero no queda ahí la cosa. Las cámaras que captan las imágenes del exterior van cubriéndose poco a poco de polvo haciendo que la imagen del exterior sea cada vez más opaca y menos precisa. Cuanto menos se ve de lo que hay fuera más tensión suele haber dentro del Silo… y pueden producirse revueltas. No sólo querer salir es castigado con la pena de “salir”, sino que a cualquier crimen grave también se le aplica esa pena. No se le llama salir… se le llama “enviar a limpiar”. Porque ya que salen, ¿por qué no limpiar las cámaras y los medidores de fuera que van informando al Silo de la evolución del aire exterior? Sorprendentemente, hasta los mayores criminales del Silo, los que dicen y gritan y aúllan que no limpiarán… hasta ellos lo hacen.

Y ahí empieza todo. Con alguien que ha cometido el mayor crimen imaginable manifestando que quiere salir. Alguien que descubre en su propia carne la razón por la que todos limpian al salir. Ese alguien es el Sheriff del silo, la mayor autoridad detrás de la alcaldesa. El responsable de encerrar a los criminales. Todo se desencadena cuando él, precisamente él, dice que quiere salir.

Este es el argumento de partida del primer tomo y en torno al cual se desarrolla toda la trama. Porque, como os podéis imaginar, hay mucho más de lo que nos cuentan. Siempre hay más de lo que nos cuentan. ¿Por qué limpian antes de morir? ¿Qué ven ahí fuera? ¿Qué hay detrás del poder casi omnipotente de Informática en el Silo? ¿Por qué cada x años se desencadena una revuelta y la gente desea salir masivamente? ¿Por qué nada ha cambiado en 300 años ahí fuera? ¿Qué pasó para que el mundo acabara así?

Ahora bien, puede que os estéis preguntando, ¿por qué leer esta trilogía? Bueno, pues por los personajes, que son encantadores. En concreto por la protagonista, Jules, que es nombrada Sheriff después de que el anterior haya salido a limpiar. En contra de los deseos expresos del jefe de Informática. Por Solo, ese maravilloso personaje, tan encantador y que se hará un hueco en vuestro corazoncito en el tomo 2. Por el jefe de Informática y por la alcaldesa. Por todos y cada uno de los personajes, y sus miserias, y dilemas morales y cuestiones éticas. A algunos de ellos los odiaréis. Mucho. Con alevosía. A muerte.

También lo aconsejaría leer por el interesante planteamiento social que aborda. ¿Cómo sería una sociedad que tiene que vivir así aislada hasta que el entorno exterior vuelva a ser habitable de nuevo? ¿Cómo se estructura? ¿Bajo qué leyes? ¿El fin justifica los medios? Todo esto y más se trata en esta obra. Todos ellos conceptos que a mí me parecen siempre muy interesantes.

También la recomiendo por los giros de trama que os dejarán descolocados. Hay un par de momentos en que crees saber lo que está pasando… pero no, la trama gira y lo ves desde otro ángulo y te quedas con cierta cara de idiota. Siempre se agradece. Y odiaréis a algunos personajes. Mucho.

Tras la maravilla del uno, tras los intrigantes giros de guion que no te esperas, recomiendo encarecidamente el resto de la saga. Si el tomo uno me gustó, el dos me gustó más. Y el tres es el broche perfecto que cierra la trama, aunque deje algunos cabos que me encantaría que el autor tratara en el futuro.

Esta trilogía sacó todo mi odio del armario en oleadas de bilis. Si el tomo uno te plantea el mundo actual tal y como es ahora, el tomo dos te lleva al pasado y te cuenta cómo se llegó a eso. Cómo se desencadenó el holocausto biológico/nuclear que arrasó el mundo. Ojo. Esto es raro. Normalmente las novelas post-apocalípticas narran lo que ocurre cuando el mal ya está hecho, pero no me había encontrado hasta ahora con ninguna que te narrara cómo pasó (aunque ya digo que no he leído mucho del tema). Esta es una de esas pocas series. El cómo, queridos lectores, es la clave de mucho. Y luego, como ya he mencionado, está el tomo tres, donde todo fluye y donde todo se unifica.

Según leáis la saga, además, de sentir algo, sentiréis odio. Odio hacia determinada gente, odio hacia lo que ocurrió, odio hacia muchas cosas. Y lástima y mucho cariño también por cierta gente (¿he dicho ya que Solo es un grandísimo personaje?) Pero sobre todo y ante todo, el dos os dejará con un ansia horrible de que pasen cosas malas a la gente mala. Hay muchísimo cabrón suelto. Cabrones de esos que hacen que esta novela sea buena de verdad, de esos que hacen que un libro merezca la pena por sus antagonistas. También querría comentaros que los planes de los malos, dentro de su megalomanía demente, me parecieron muy bien hilados. Leed y lo veréis. Son una panda de hideputas, pero son listos.

Bilis. Recordad. El tomo dos me hizo desarrollar una cantidad de bilis que no me hubiera ni imaginado. Sobre todo cuando acabé el Turno 2 del segundo tomo. La palabra que tenéis que recordad entonces, niños, es AGUA.

Y con esto os dejo con los tres tomos que componen la serie. Espero que os gusten como a mí.

  1. Espejismo (Wool)
  2. Desolación (Shift)
  3. Vestigios (Dust)