Reseñas en digital: Getafe Sector 3, La cara oculta de la luna y Kick!


Estas últimas semanas, con todo el tema del confinamiento y demás, procedí a hacer algo que llevaba un tiempo queriendo hacer: pillar material comiquero en digital y darle fuerte a la tablet. Y tras unos cuantos cómics disfrutados con ese punto brillante, precioso y al mismo tiempo ligeramente doloroso que da leer en pantalla, procedo a traeros la reseña de tres que me gustaron mucho… autoeditados y/o independientes, por supuesto.

GETAFE SECTOR 3

En primer lugar tenemos este cómic de ciencia ficción y humor, de Samu González y Jaime Ramos. A Jaime no tengo el placer de conocerlo en persona, pero a Samu le sigo la pista desde hace muchos años -primero como fan por ser parte de Rantifuso, para mí uno de los mejores fanzines de este país, si no el mejor… y desde hace ya bastantes años también como amigo- y siempre me había llamado la atención este trabajo. Es decir, ¿qué podía esperar de su habitual humor, mala leche y reivindicación en un cómic de sci-fi?

Pues bien, tengo que decir que el resultado que consiguen ambos es una obra que me dio, por así decirlo, dos lecturas. En la primera me encontré un cómic de pequeños relatos humorísticos, a ratos distópicos, a ratos space opera, con un trío protagonista ciertamente gracioso pero al mismo tiempo profundo: Radamante, el zoquete mesiánico, por así llamarlo; Mecha la guerrera de oscuro pasado, y Darwin, el delfín biónico que me sigue dejando fascinado de cómo se les pudo ocurrir ese personaje. Fue una lectura agradable y divertida, de las que se te hacen rápidas porque quizá incluso leías a más velocidad de la recomendada.

El tema es que al acabar el cómic venía la parte que de verdad me hizo disfrutarlo más: una serie de explicaciones de ambos autores sobre cómo habían hecho cada historia, el momento vital, el cómo se les ocurrió, comentando detalles… y ese punto de explicación hizo que cayera en que no me había fijado del todo en las referencias, en según qué chistes, en cómo había dibujado los escenarios Samu creando un universo de ciencia ficción delicioso -caricaturizado pero trabajado-, y cómo, en general, tras esas historias divertidas, descabelladas y frescas había algo más detrás, lo cual disfruté como un enano cuando le di una inmediata nueva lectura a todo en el conjunto. Y lo que se me había hecho un cómic recopilatorio divertido y entretenido se convirtió en algo de lo que, sinceramente, me gustaría leer más en un futuro cuando ellos decidan darle caña en un futuro de nuevo. A nivel personajes, cabos abiertos que dejan las historias, y ambientación cuidada y super chula.

Conclusión: un cómic de ciencia ficción muy divertido, con humor referencial comiquero y no comiquero bien traído, y que se potencia mucho si lo lees con calma y disfrutando los detalles.

Podéis conseguirlo aquí por pago social.

LA CARA OCULTA DE LA LUNA

En este caso lo que nos traen desde The Rocketman Project, con autoría de Sergio Galisteo y Rafael Verdejo, es una propuesta realmente curiosa, en la cual nos encontramos con una combinación hasta cierto punto “loca”, pero que acaba funcionando sorprendentemente bien dentro de un guión serio y verosímil: ¿qué pasa si mezclamos steampunk en el siglo XIX, escenario espacial, vampiros y un toque de terror?

Este punto de partida que podría parecer más de algún argumento de cachondeo que parte de algo serio acaba brindando un cómic realmente interesante, que cuida detalles argumentales pequeños pero relevantes en los protagonistas, y en el cual el dibujo de Galisteo brilla especialmente a la hora de usar los colores y estilos de página según toque en cada tipo de escenario (para el pasado un estilo, para los recuerdos otro, la parte de la nave tiene su propio color base, mientras que cuando están en la luna hay otro manejo distinto, etc.). Tengo que decir en este sentido que además el ver esos colores tan variados y potentes en la pantalla de la tablet hace que sea realmente agradable, dándome la sensación de que puede ser uno de esos cómics en que visualmente el tirar de digital no sólo no pierda respecto al papel, sino que incluso puede que lo mejore. En cuanto al dibujo en sí es una obra buena, visualmente atractiva y trabajada, pero creo que en ese uso del color radica gran parte de su fuerza y es lo que la diferencia y potencia.

Luego, volviendo al guión, tengo que decir que valoro mucho que Verdejo haya sido capaz de conjuntar todos los elementos ya mencionados y crear con ellos algo realmente cohesionado, que funciona, que sabe a rico melón con jamón y no a haber mezclado chocolate y mahonesa. Sí me da sensación en algunos puntos de que si por él fuera quizá se habría extendido más en algún aspecto y elaborado más alguna parte del universo, pero ese ritmo rápido que muestra no llega a desbocarse realmente en ningún momento, y sabe llegar a una parte final en que todo se une y da un clímax muy bien llevado. En ese sentido no os mentiré si os digo que La cara oculta de la luna es un cómic que me llevó varias veces a pensar “esto se les puede ir de las manos si no lo gestionan bien”, pero que por otro lado me daba sensación de que serían capaces de llevarlo a buen puerto, como así fue. Toma varios elementos habituales seguros por separado, los junta para volverlos arriesgados, y acaba dando un cómic que se hace corto tal vez, pero que hace que te vuele la imaginación.

Conclusión: un cómic que combina géneros bastante diferentes pero de forma muy acertada, con un dibujo que usa el color y cambios de estilos de manera muy agradable, y con un guión que, si bien me dejó con ganas de algo más, estimula mucho y se hace superinteresante.

Podéis conseguirlo aquí por 3€.

KICK!

Por último está KICK!, trabajo de Sofiskita al que le tenía ganas desde hace tiempo, ya que disfruté mucho en su día con lo original y variado de su Diario de otra Sofía. Este cómic es una obra autobiográfica en que la autora nos cuenta cómo, en un período relativamente parado de su vida, el meterse a practicar kickboxing le dio un gran aliciente de motivación. Mientras nos habla de su experiencia nos muestra tanto aspectos técnicos del propio deporte, como revela los lazos, a veces grandes, a veces leves pero cómplices, que pueden generarse cuando entrenas con otra gente que tiene tu misma pasión. Todo esto lo hace a través de pequeñas escenas de una o dos páginas, en un formato que puede chocar a quien espere un cómic de continuo, pero que realmente funciona muy bien para enseñarnos esos diferentes instantes que vivió durante esa época.

El dibujo es muy orgánico, de trazo aparentemente sucio pero igualmente fresco, y con ese aspecto espontáneo pero al mismo tiempo trabajado que acaba generando esa sensación tan agradable como lector de “hace que parezca fácil, pero sé que hay conocimiento detrás”. Los personajes son superexpresivos y desprenden un buen rollo general que hace que leas el cómic con una sonrisa. Fondos, anatomía y posturas, están muy bien llevados, así como un uso de grises en diferentes tonos que hacen que la obra, aun siendo en blanco y negro, transmita bastante a nivel cromático.

Y para acabar, respecto a lo que cuenta en sí, no es ningún secreto que si no te interesa el tema puede ser un cómic que no te atraiga o transmita tanto… pero también diré que, sin haber practicado yo kickboxing en mi vida, sí que la forma en que Sofiskita nos cuenta sus vivencias consigue hacer que empatices, te intereses, te rías con sus momentos de “motivada” o te haga recordar esos momentos de camaradería que puedas haber tenido en tu propia vida con otra gente, ya sea con un deporte también, o simplemente compartiendo momentos de crecimiento conjunto en algún proyecto en grupo. Es un cómic que habla de cómo ella practicaba ese deporte, enseñándonos sobre él y pudiendo llegar incluso a generar interés en saber más de kickboxing, pero que también habla de relaciones humanas, saber reírse de uno mismo, o cómo poder encontrar chispazos de motivación inesperado cuando la vida parece que quiera de todo menos que nos apetezcan hacer cosas… Vamos, que es un cómic sobre deporte, pero trae bastante más detrás entre líneas.

Conclusión: un cómic sobre la experiencia de Sofiskita entrenando kickboxing, muy atractivo si te gustan las obras deportivas, pero igualmente interesante desde un punto de vista humano, con una presentación visual muy agradable, fácil de leer y que tiene humor, buen rollo y complicidad por doquier.

Podéis conseguirlo aquí por 3€.

Lewis

Escrito por Lewis.

Tras llevar toda la vida escribiendo relatos y demás trabajos cortos, desde hace unos ocho o nueve años me “especialicé” en escribir guiones de cómic y novelas. Desde entonces llevo…

Leer más de Lewis