NEUH, Los orígenes


Hace unos pocos días se cumplieron cinco años del nacimiento oficial de NEUH. Es curioso porque en ese tiempo los diferentes miembros que lo componemos acabamos acostumbrándonos y convirtiendo en cotidiano lo que por aquel entonces a algunos les parecía algo utópico: un grupo de decenas de autores uniéndose para componer un colectivo de autoedición totalmente horizontal, donde todo lo que se consigue se hace a través de la colaboración de unos y otros, y todo se decide por un método absolutamente democrático. De aquellas los más agoreros decían que no duraríamos ni un año antes de tirarnos ladrillos a la cabeza… pero es que los más optimistas también remarcaban que oye, qué buena idea, pero a ver cómo conseguíamos gestionarlo.

La pregunta donde unos y otros se ponían bastante de acuerdo, eso sí, era la de “oye, ¿y cómo se os ocurrió montar todo esto?” Y es una duda que aún hoy sigue siendo de las que más escuchamos, así que sirva este texto para dar explicación a los que tengan dudas de cuándo, cómo y por qué se funda NEUH.

Lo primero que hay que saber es que los miembros que comienzan NEUH como tal, tanto los fundadores como los que se sumaron en los siguientes meses, no eran precisamente desconocidos. La mayoría se veían las caras en los stands de fanzines o artist alley unas cuantas veces al año, y los que no, eran colegas o amigos que planeaban igualmente empezar a ocupar esas casetas. Como suele ocurrir en estos casos el roce hace el cariño, y de tanto verse en un evento y otro comienzan las charlas, los «Ey, ¿vosotros cómo hacéis esto?», el compartir estrategias, complicidad y camaradería en descansos y cenas postferia… Y entre los mil y un temas hablados siempre había uno que resultaba constante: lo duro que se hace tener que ir a tantas convenciones, viajar tanto por toda España, y que habría que buscar alguna forma de asociarse buscando hacer eso más llevadero, tanto para el agotamiento como para el bolsillo. De hecho, si hay un momento que podría establecerse como comienzo del germen de NEUH serían las charlas entre miembros de The Rocketman Project y El Posabirras del Mal, cuando compartían stand en varios eventos de 2014 y 2015 para ahorrar gastos, y en las cuales revisan un poco el calendario del año y se dan cuenta de que cada uno de los grupos sobrepasaba la decena de convenciones al año; con todos los desplazamientos, esfuerzos y agotamiento que ello implicaba.

 

El Posabirras y The Rocketman Project compartiendo stand para ahorrar gastos.
Aquello fue el germen.

 

Así pues, a finales de 2014 comienza a gestarse algo al respecto, tanto por parte de los componentes de esos grupos como por la de gente de confianza que se va uniendo poco a poco. El punto de inflexión es el Expocómic de Madrid de diciembre de 2014, en el cual finalmente bastantes de los implicados se pueden ver en persona y se comentan las ideas con calma, así como se redacta un dossier que se  pasa a posibles interesados. La buena acogida entre todos de dicho texto, sus ideas y lo que implican, hace que apenas unas semanas después se forme ya un foro de GoogleGroups en el que ya se empieza a pormenorizar todo: ¿Qué nombre nos ponemos? ¿Cómo organizamos todo, en plan directivas o mejor rollo horizontal? ¿Qué tipo de eventos visitamos y a qué autores contactamos por si se quieren unir? ¿Lo hacemos solo de cómic o incluimos merchan o incluso novela?…

… Y la que entonces era más importante de todas, si nos quedábamos de momento los que éramos para que fuera más fácil manejar todo, o si lo íbamos comentando entre amigos y gente que nos diera confianza en cuanto a que pudieran aportar. Porque esa era la idea principal: si entras, aportas; vendas miles de ejemplares de tu manga o apenas dos decenas de tu novela.

En pocas semanas pasamos de ser más o menos una decena a ser veintitantos. Y eso que nos habíamos propuesto mantenerlo en secreto hasta que tuviésemos la página y fuésemos a anunciarlo… Supongo que a todos nos ebullía la pasión, ciertamente. Y además cada nueva incorporación aportaba nuevos puntos de vista e ideas que hicieron que, la verdad, aquel incómodo foro fuera un verdadero hervidero esos meses. Hasta que llegó finalmente aquel «nacimiento» en septiembre de 2015, con ese primer evento en el Expocomic 2015… Y entonces el foro fue aún más hervidero, jajaja.


Nuestro primer evento como NEUH, Expocómic 2015… ¡Con dos stands al mismo tiempo!

 

Porque si algo implica un colectivo como NEUH, es la evolución. Y en aquel entonces habíamos hecho nuestro primer evento, la gente empezaba a conocernos en redes, nos preguntaban en qué consistíamos y demás… Pero seguía habiendo mucho que pormenorizar. Aquel 2016, e incluso 2017, supusieron muchos cambios: por ejemplo, nunca sabes lo difícil que va a ser establecer una normativa de colectivo hasta que la haces. O claro, teníamos planeado tener almacenes en diferentes ciudades, pero ¿qué pasa cuando el miembro de NEUH de ese lugar no puede tenerlo? ¿O cómo hacer si solo es uno y el evento de esa ciudad es grande?, ¿se desplaza alguno de otro sitio a ayudar, o mejor no vamos? Y luego, además, hay que tener en cuenta la paciencia tremenda que hay que tener para movilizar cosas cuando todo exige en cierto modo una votación… Muchas de las cosas que son hoy NEUH y su logística no fueron pensadas u operativizadas antes de salir, sino en los años venideros. Como buen grupo de gente apasionada que se une por algo en lo que cree, creíamos tener todo preparado para andar, pero luego la realidad se encargaría de ponernos en su sitio. Es más, podríamos decir que sigue poniéndonos en nuestro sitio años después.

Así que, bueno, al final si se quiere hacer un resumen echando la vista atrás, podríamos decir que entre idear NEUH y que se pusiera en marcha pasó un año; para que luego funcionara a pleno rendimiento otro año o dos años… Y bueno, supongo que para seguir refinándose toda la vida que tenga el colectivo. Por el camino llegaron y se fueron miembros, ciertos conceptos del grupo fueron puestos a prueba mediante debates y votaciones a menudo, hubo progresos y estancamientos en ventas —al menos hasta llegar a este cruento 2020 para todos—, y demás situaciones de todo tipo. Pero al final se mantiene una máxima: un colectivo horizontal de autores ayudándose unos a otros para llegar a cuanto más público mejor, ahorrando todos los costes necesarios encargándonos entre nosotros de envíos, almacenaje y gestión de stands, en el cual puedes confiar en que cuando haya evento en Barcelona tus compañeros de allí se encargarán de intentar vender cuantos más de tus cómics mejor, sabiendo ellos que cuando toque en tu ciudad tú harás lo propio.

Ciertamente si se echa la vista atrás fueron cinco años —o bueno, más bien seis, como ya leísteis— que por momentos se sienten como aún un comienzo, por otros como toda una vida. Porque aún seguimos evolucionando y mirando cómo mejorar —ahora en un grupo de Freedcamp, eso sí. Y bueno, los de Whatsapp, pero a veces eso es más salseo que mejoría real—, pero también por otro lado son años de estar unos al lado de otros, con unas relaciones de camaradería, complicidad y fidelidad que significan mucho. Tanto cuando te alegras porque tu compañero hizo grandes ventas como cuando quieres matarlo porque veis totalmente diferente cómo debería tomarse una decisión de promoción. Supongo que todo grupo orientado profesionalmente a un beneficio funcionará similar —incluidas las editoriales, con las que a veces también compartimos confidencias y batallitas—, pero, claro, no todos tienen cuarenta y tantos autores que tienen que ponerse de acuerdo para todo.  A veces hasta bromeamos con que parecemos una pequeña representación del país y sus dificultades para funcionar.

El primer Tweet que publicamos anunciando nuestro nacimiento. ¡Cuánto cambió!

Y eso es todo por ahora… O por estos cinco años por lo menos. Esperamos volver a encontrarnos dentro de otros cinco, en los cuales poder contaros cómo conseguimos convertirnos en un imperio de la autoedición… O bueno, quizá objetivos más realistas, como que junto a otros autoeditores conseguimos reconvertir según qué eventos en lugares de encuentro artístico y cultural y no solo lugares orientados al enriquecimiento de los organizadores.

Bueno, mejor pensado, quizá era más realista lo del imperio. No sé, ya veremos, pero ahí estaremos.

 

¡Gracias por haber estado a nuestro lado hasta ahora!

 

 

1 Comments

Comments are closed.