25 razones por las que no ganas dinero en eventos comiqueros


Este artículo es una traducción de 25 Reasons Why You Don’t Make Any Money At Comic Cons, publicado por The Blerdgurl en junio de 2015. Reproducimos esta traducción bajo el permiso de la autora, que escribe desde el punto de vista de una compradora en el ámbito de las ferias de cómics de Estados Unidos.

© fanexpodallas.com

En primer lugar, esta lista no es exhaustiva. De hecho, probablemente podría escribir 50 cosas. En segundo lugar, esto es sólo mi opinión. Conozco a un MONTÓN de artistas y sigo viendo las mismas cosas año tras año. Tendrían que empezar a operar de otra forma, porque de lo contrario los eventos les supondrán un desperdicio de dinero y tiempo. Así que esto es lo que creo que la mayor parte de los artistas están haciendo mal cuando tratan de vender su material en eventos.

  1. Mantener la cabeza agachada. Veo hileras de gente con la cabeza agachada dibujando en lugar de mirar e interactuar con la gente que pasa por delante. ¿Qué pasa, te aburrimos? Ofrécete a dibujarle algo a alguien DESPUÉS de que te haya comprado algo.
  2. No ser capaz de describir tu libro o producto. Si no puedes describir tu libro en una frase lo estás haciendo mal. Si te sientes incómodo describiendo tu trabajo, busca a alguien que no lo esté y llévalo contigo. Si odias a la gente, vuelve a tu cueva y vende tus cosas online.
  3. No decir dónde estás. Dos semanas antes de cada evento debes estar en Facebook, Twitter e Instagram diciéndole a todos dónde encontrarte. Asegúrate de incluir tu nick de Twitter y el hashtag del propio evento. En los eventos a veces se terminan los mapas y no hay buen wifi, así que las masas vagan sin rumbo. Si tus fans no te pueden encontrar no te comprarán cosas.
  4. No mostrar precios en tus productos. Hay un MONTÓN de visitantes novatos que sólo se acercan a la gente con precios porque no saben que TODO está a la venta. Haz los precios grandes y fáciles de leer, para que no tengan que avergonzarse y decir en voz alta que no pueden permitirse tu antología.
  5. Hablar sólo con otros artistas. Los artistas no compran cosas de otros artistas, los fans sí. Si estoy en tu mesa, deja de hablar con la persona que está a tu lado y atiéndeme.
  6. Odiar a los cosplayers. ¡Son posibles aliados! Haz amigos, anímales, sácate fotos con ellos delante de tu puesto y súbelas a Twitter e Instagram durante el evento, pídeles ayuda para repartir flyers y postales… eso sí, no seas chungo o baboso.
  7. No tener flyers ni postales. Deberían decir EXACTAMENTE dónde estás y qué vendes, además de cualquier promoción que estés haciendo.
  8. Vender al público equivocado. Si estás en un evento de cómics y sólo llevas novelas fantásticas, lo estás haciendo mal. Si estás en una feria de juguetes y sólo llevas cómics, lo estás haciendo mal. Si sólo vendes chibis de personajes de anime, quizá podrías compartir el puesto con alguien que venda pósters manga. Conoce tu mercado, qué edad y qué gustos tienen tus fans, y atiéndeles.
  9. Tus obras son como las de todos los demás. Si todos los de tu hilera vendéis imágenes de  mechas o de Lobezno nadie te va a verte a ti. Crea cosas distintas para llamar la atención de la gente.
  10. Ser un idiota. Sólo porque alguien confunda a Boba Fett con Jango Fett no significa que no tengan dinero. No seas condescendiente, calma a tu Sith interno y sé AMABLE, quizá hagas una venta.
  11. Ser un idiota baboso. Sólo mostrarles a tus posibles compradoras imágenes de mujeres, invadir su espacio personal o soltarle tu charla de vendedor a su pecho. Te estoy viendo. Estás siendo un idiota. Un idiota baboso. Para.
  12. No hacer nada especial para el evento. Si puedo comprar tu libro digitalmente online, ¿por qué debería pagar extra por verte en un evento? Regala algo, tarjetas de regalo, entradas de cine, variantes, llaveros, cordones, bolsas (¡todo el mundo necesita una bolsa extra!)… cualquier cosa.
  13. No recompensar a tus fans. «Trae una copia de nuestro cómic, te lo firmaremos y te haremos un 10% de descuento», o descuentos por cantidad (por ejemplo, 10$ por un tomo y 30$ por cuatro). «Síguenos en Twitter, Facebook e Instagram y te regalamos un cómic». Ofrece un descuento a quien retuitee más veces tu tuit. Haz que tus fans se sientan especiales.
  14. Anunciar lo que no tienes. Si me acerco porque me encanta el dibujo del póster que tienes detrás y no has traído el cómic al que hace referencia me iré.
  15. No ser adaptable. Quizá tengas un plan completo pero luego llegues al evento y resulte que no estás cerca de la puerta frontal sino de la trasera. O que tu personaje sea clavado al de la chica de la mesa de al lado. Prepara diferentes estrategias para manejar cualquier imprevisto.
  16. No vender cosas en diferentes rangos de precios. No todo el mundo tiene dinero para comprarlo todo. Muchos ya han pagado por el viaje, el alojamiento, la comida, la entrada al evento… así que procura tener también productos más económicos. Imprime tus portadas, splash pages u otras ilustraciones como láminas A5 o A4, camisetas, fundas de móvil… no hace falta que hagas dibujos nuevos, reutiliza lo que ya tienes.
  17. No ser un maniático del control. Asegúrate de que todos los que trabajen en tu puesto se sepan la charla promocional y sean capaces de responder preguntas. Si no estás presente cuando me acerco y tu hermana no sabe decirme de qué va tu historia, no volveré.
  18. Vender sólo cosas de personajes populares. Lo sé, lo sé, vendes más si dibujas personajes populares, pero ya que estoy en tu mesa debería poder ver trabajos originales tuyos también.
  19. No pensar más allá del evento. Deberías animar a la gente comprarte a acudir al evento desde semanas antes. Organizar un encuentro con tus fans durante el evento para responder preguntas y firmar tus obras. Anímales a apuntarse a tu lista de correo (mola más si es digital). Tras el evento, contacta con todos los que se apuntaron a tu lista de correo y agradéceselo con cupones y enlaces a tu trabajo online.
  20. Hablar mal de otros artistas o participantes en el evento. Dime qué es lo bueno de tu personaje, tu empresa, tu producto, no lo malo de los demás. Este tipo de comportamiento es desagradable y te hace parecer un niño grande.
  21. No participar en redes sociales. Las redes sociales son tu mejor amigo en los eventos porque muchas aplicaciones como Twitter funcionan con los datos de tu móvil si el wifi no va. Incluye también el hashtag del evento en tus tuits, quizá los community manager del evento los difundan.
  22. Discordias internas. Tú quieres vender tu libro de una forma, tu co-autor quiere hacerlo de otra y, en vez de llegar a un acuerdo, cada uno sigue su camino y confunde al consumidor.
  23. No tener nada que vender. Si me acerco a tu puesto, escucho tu charla y me intereso por tu producto pero NO TIENES NINGUNO voy a decirle a todos que no vayan a tu mesa. (Añadido el 10 de junio del ’15): No me refiero a la gente cuyos productos llegan tarde o que ya lo han vendido todo. Me refiero a la gente que alquila mesas SÓLO PARA HABLAR sobre un producto que aún no tienen. No me parece justo. Y sí, lo he visto más de una vez.
  24. Subestimar a la clientela femenina. Los chicos me preguntan siempre cómo vender a las mujeres. Véndeles exactamente de la misma forma que les vendes a los hombres. Cuéntanos de qué va el cómic, el juego, el juguete, el juego de rol. Míranos a los ojos, sé agradable y, si tienes camisetas, enséñanoslas. COMPRAMOS ROPA. Y también compramos ropa para nuestros compañeros.
  25. No aceptar tarjetas de crédito. Actualmente todo el mundo tiene un TPV. Si tú no tienes y la única forma de conseguir dinero en efectivo es ir a un cajero fuera del edificio, lo estás haciendo mal y estás perdiendo ventas. (Añadido el 10 de junio del ’15): Me refiero a ventas superiores a 10$.

En los comentarios destaca lo que comenta Quicksilverfan:

(…) según mi experiencia, es mejor centrarse en productos caros (los de 40$ son los que mejor vendo) que en cosas de 1$-5$. Además, tener etiquetas con precios y empezar conversaciones con la gente que mira tus cosas puede alejarles… a algunas personas les gusta mirar en silencio. Ganar dinero en eventos es complicado: en algunos me va extremadamente bien y en otros apenas recupero el precio de la mesa. Lo único seguro es que la gente compra cualquier cosa que tenga gatos… así que tengo cosas de gatos para ganar dinero fácil.

Quicksilverfan

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Cuál es tu experiencia como comprador o vendedor?

Escrito por Gurrupurru.

Carlos Rioja (Charlie Gurrupurru en internet) escribe y dibuja historias sobre cosas bonitas, absurdas y cotidianas. Cree que todo es una historia, sólo cambian los medios. Autor de los webcómics…

Leer más de Gurrupurru

12 Comments

  1. Toñi Gil

    Muy buenos consejos, sobre todo lo de no tener la cabeza agachada y hablar a la gente que pasa. Por experiencia, es más probable que se interesen más en ti y tus productos, o tengan más intención de comprarte, si saludas y te muestras amable. Solo con eso ya aumentas las probabilidades ;)
    ¡Buena lista!

  2. Rafagast
    Rafagast

    Muy de acuerdo con todas, aunque mi webcómic las transgrede todas -sobre todo la diez-.

    Podiamos hacer un post de anecdotas en eventos. Seguro que entre todos tenemos como para echarnos unas risas.

  3. Luray
    Luray

    Discrepo donde en la 5 dice “Los artistas no compran cosas de otros artistas”. De hecho creo que otros artistas son los que más compran a otros artistas XD. Por lo demás, muy interesante, más gente se tendría que aplicar todo esto.

    1. Gurrupurru

      La autora original del texto es consumidora, no autora, así que quizá no ha llegado a ver eso. O quizá funcione distinto en los salones a los que ha ido ella… pero estoy de acuerdo contigo, al menos por aquí los artistas compran mucho a otros.

  4. yuriko-chan

    si no tienes TPV pon un cartel en grande que diga se acepta pagos por Paypal, es fácil de comprobar al instante que el comprador ha enviado el importe.

  5. Randt

    Yo tengo una disputa interna eterna con lo de ponerle el precio a los artículos y lo de hablarle a la gente que está mirando tus cosas. Le veo pros y contras a ambos y no sé qué es lo mejor, así que nunca termino por decidirme D:

    1. Luray
      Luray

      ¿Cuál es la contra que le ves a poner los precios visibles? Por curiosidad, porque no se me ocurre.

  6. EDUARDO JOSÉ FRANCÉS ÁLVAREZ

    Estoy muy de acuerdo con todos los puntos. Yo como consumidor prefiero ver los precios en toooooodas las cosas que están en venta, porque me violenta tener que acercarme y preguntar una por una por cada cosa que me interesa. Si veo los precios de todo a cierta distancia ya pensaré si es caro o barato y me acercaré sin duda a comprar lo que llame mi atención. Creo que es positivo para el vendedor poner los precios de absolutamente todo lo que tiene en venta. Y si es un rollazo ponerlos en cada producto, pues un cartel grande y visible en el que se muestre: “peluches pequeños 1euro, medianos 3 euros, grandes 9 euros, gigantes 15euros”, o algo así, porque el consumidor lo ve desde lejos y ya puede pensar….”pues oye, voy a llevarme uno grande, o tres pequeños”, etc.

    Se que habrá gente que prefiere no tenerlos visibles por estrategias de vendedor, al nivel de… si se acercan a preguntar luego se ven medio obligados a comprar algo, como por ejemplo en los supermercados cuando ofrecen trocitos de queso o de sandía, saben que un porcentaje de la gente que lo prueba se siente culpable si no compra el producto y que proporcionalmente es rentable hacerlo. Supongo que aunque haya un mínimo porcentaje que compre sólo por el hecho de haberse acercado a preguntar…saldrá rentable, e incluso si el vendedor es bueno…puede colocar más productos similares a ese cliente.

Comments are closed.