El marciano, de Andy Weir


Hoy me apetece recomendaros “El marciano” de Andy Weir, un libro que me he leído en menos de 24 h. Y no lo he leído tan rápido porque sea corto, no, sino porque es tremendamente bueno y entra solo. Lo ha editado Nova y me lo habían recomendado encarecidamente, primero el Librero del Mal de Gigamesh y luego una amiga que lee también mucha ciencia ficción. Y sí, gentes, es una lectura indispensable. Uno de los mejores libros de SciFi que me he leído jamás. MUY bueno.

Antes de nada me gustaría deciros que Andy Weir es un autor novel que comenzó autoeditándose “El marciano” (entre otras obras más) y que, cuando esta novela en concreto empezó a venderse como rosquillas, una editorial lo fichó para publicarlo en papel. Pero no queda ahí la cosa… “El marciano” fue llevado a la gran pantalla el año pasado, con Matt Damon como protagonista. No está mal para alguien que comenzó colgando su novela en un blog, ¿verdad?

Pero hoy voy a recomendaros la novela, no la película (que también debéis ver, ojo, porque es una adaptación genial del libro) Y, ¿por dónde empezar a recomendarlo? ¿De qué va? ¿Por qué leerlo? Temo no poder parar si empiezo a listar las cosas buenas que tiene este libro, pero qué demonios, vamos a ello.

Esta es la historia de supervivencia de Mark Watney que, por razones de la vida, se ha quedado tirado en Marte y ha sido dado por muerto por el resto de miembros de su expedición… que han cogido la nave y puesto de nuevo rumbo a la Tierra. Así que tirado en medio del planeta rojo, sin otra misión a la vista en al menos cuatro años, Mark está jodido. Muy jodido. Y no quiere morir. Pero ¿qué puede hacer el pobre Mark para aguantar hasta que vengan a rescatarle? Pues multitud de cosas, cosas que no os imaginaríais, cosas sorprendentes, cosas locas, cosas arriesgadas, cosas que, en el fondo, le mantengan con vida el mayor tiempo posible: unos cuatro años, vamos. Porque no espera que nadie venga a rescatarle antes.

¿Os había dicho ya que todos los sistemas de comunicación que tiene están rotos y que no puede llamar a nadie de la Tierra? ¿Y que le dan por muerto y nadie espera que esté vivo intentando comunicarse, aún si logra arreglar algo?

Pues eso. Así que sí, Mark está bien jodido.

Pero es un hombre con recursos insospechados, con inventiva insospechada y unos conocimientos técnicos y botánicos que, lo creáis o no, podrían salvarle la vida, o matarlo en el proceso. Yo sólo diré que hay patatas implicadas y que su culo, el de Mark, contribuirá a ayudarle del mismo modo que su cabeza.

Lo que no puedo dejar de mencionar es el peculiar sentido del humor de Mark. Un sentido del humor que os hará reír a carcajadas durante gran parte de la novela. Un sentido del humor que es una delicia. Prueba de ello es que cuando alguien me preguntó si este libro de supervivencia en Marte resultaba angustioso y agobiante y tenso… mi respuesta fue NO. Para nada. Yo no tuve en ningún momento sensación de claustrofobia y agobio… Me reía, me lo pasaba bien, disfrutaba como una enana con los inventos e ideas de Mark y con sus bromas y chistes para sí mismo. Vale, le pasan cosas malas, pero todo lo malo que le pasa lo afronta con humor, con comentarios que hacen que la situación, pese a lo dramática que es, no resulte opresiva. Este, gentes, es uno de los grande puntos fuertes del libro, desde mi punto de vista, al menos.

Pero vamos. ¿Por qué más leer “El Marciano”? Además de ser una fantástica novela de aventuras en Marte, claro. Pues por la maravillosa parte científica. Tan realista, tan bien documentada, tan sólida, que dan ganas de abrazar muy fuerte al autor. El trabajo de Andy Weir para documentarse y narrar lo que cuenta en esta obra es increíble. No puedo definirlo de ninguna otra forma. Hace que todo sea CREIBLE. Y en una obra como esta, donde la parte técnica y científica es tan importante, eso es crucial. Además, importante, no se hace ni farragosa ni pesada. Es amena y muy fácil de leer hasta para los que controlamos poco o nada de mecánica o física.

Otra razón por la que la recomiendo, sobre todo tras leer “Cibertormenta” (no la leáis, no os acerquéis a ella ni con un palo), es por sus personajes femeninos. TENGO que mencionarlo, he de hacerlo porque es importante.

Gran parte de la historia está narrada desde el punto de vista de Mark en Marte, pero Mark no estará sólo en su aventura. Otra parte de la historia nos cuenta lo que pasa en la Tierra y lo que pasa en la nave que lleva a sus ex-compañeros de misión de vuelta a casa. Y es ahí donde entran los personajes femeninos. Tenemos a una comandante de misión que es lista, sabe dirigir a su grupo, sabe sacrificarse, sabe mantener el tipo y es leal a los suyos. Tenemos otra de las integrante de la misión, informática y física, una de las mejores a la hora de hacer simulaciones para hacer sufrir a algunos de sus compañeros. Tenemos en la Tierra a otra astrónoma que observa Marte y tendrá un importante papel en la historia. Tenemos a la jefa de comunicaciones de la NASA, una mujer con un carácter impresionante, malhablada y que pese a todo es la encargada de relacionarse con la prensa. Todas ellas son personajes femeninos bien construidos, sólidos, consistentes y geniales.

Pero no sólo hay que leer “El Marciano” por sus personajes femeninos, sino por los masculinos. Esa gente con sus puntos fuertes y débiles que harán mil y una cosas a lo largo de la novela, desde no dormir hasta contar chistes, filtrar información o convocar el Concilio de Elrond.

Sí, habéis leído bien, el Concilio de Elrond. La mayoría de los personajes de la NASA son una panda de frikis.

Comentar que mi personaje secundario favorito, es Vogel, el alemán de la misión de Mark, un estereotipo en sí mismo que me resultó adorable. Y sí, me cae bien porque me resulta adorable. Ja.

Y bueno, pues ya está. Esto es todo, creo. Porque deciros más cosas sobre la novela, implicaría haceros spoilers, así que mejor os dejo para que CORRÁIS a vuestra tienda más cercana y la compréis YAAAAAAA. Es oro, gente. ORO.

¡Ah! Y una última cosa. ¿Alguna vez os habéis encontrado pensando qué novela de SciFi dejarle/regalarle a alguien que no lee ciencia ficción porque dice que no le gusta? Pues bien. ESTA es esa novela. Creo que podría gustarle a cualquiera y enganchar a esos lectores que dicen que el género no va con ellos.