Visitando la Gataket


Si sois como yo, seguro que alguna vez os habréis preguntado cómo son los eventos de cómic, fanzine y autoedición en otros países. En concreto, siempre he sentido mucha curiosidad por los eventos en Japón: ¿se parecería en algo a lo que tenemos en España? ¿De verdad hay tantísimo cosplay? ¿Y qué es eso de que hay doujinshis que se agotan en menos de media hora*?

Pues bien, ahora que he tenido la oportunidad de ir a uno de estos eventos me gustaría contaros un poco como es.

El evento en el que me voy a centrar, es la Gataket. Se trata de un evento pequeño en Niigata, una ciudad que dista mucho de las multitudes de Tokyo, aunque a pesar de ello es el más grande de la costa del mar de Japón. Reúne entre 7000 y 10000 personas en cada edición y actualmente se celebra de forma bimensual. Siendo Niigata capital de prefectura, es un evento que ha derivado en otros más pequeños que tienen lugar en ciudades cercanas o en la propia ciudad (alternando o compartiendo espacio con la Gataket).

Su nombre guarda similitud con el de la Comiket de Tokyo, conjunción de Comic Market (en el caso de la Gataket, Niigata Comic Market). Estos son un tipo de eventos que se enfocan, sobre todo, en la autoedición, fanzine y todo tipo de artesanía.

Cuando digo que hay de todo, es que lo hay, de verdad de la buena. Y todo autoedición, también de la buena.

Admito que eso es lo primero que me sorprendió de este evento, al que fui sin hacer apenas investigación previa: no había tiendas grandes, nada de islas donde los sellos editoriales más importantes del país vendan lo suyo: no lo necesitan, ya están presentes en todas las librerías generalistas y tampoco faltan especializadas. Este evento es para artistas emergentes y eso es lo único que he encontrado, un cambio que, admito, agradecí.

La mayor parte de artistas estaban en pequeños puestos colocados a lo largo de varios pasillos, a lo tradicional, vendiendo su arte, saludándote al pasar y tendiéndote su tarjeta, fuera lo que fuera que crearan: desde fanzine, a novela, artesanía, muchísimos puestos de joyería y de ilustradores. La mayor parte de estos suelen tener un artbook de su trabajo (normalmente a unos 1000¥) y postales de sus ilustraciones a la venta (entre 50 y 100¥ cada una). Precios que no están nada mal. Y es que tampoco lo están los de los puestos, que cuestan unos 2600¥** para todo el evento (normalmente un solo día de diez a cuatro de la tarde).

Abajo, el supermercado; al fondo a la izquierda, los puestos; al fondo a la derecha, los visitantes bailando alrededor de la mascota del evento (de la cual, por desgracia, no tengo foto).

Pero eso no es todo. Al fondo del salón, hay una especie de de supermercado, donde al entrar te dan una cesta y te paseas alrededor de una gran mesa llena de material de gente que no ha podido ir en persona al evento, pero que aun así ha enviado su material para que esté a la venta (curiosamente, esta es la zona con más material pornográfico que vi).

¿Aún hay más? Sí, hablemos del cosplay. La Gataket en ocasiones celebra eventos temáticos especiales, uno de los más habituales es de cosplay. Pero incluso en el evento normal había mucho. Algo que me hizo mucha gracia y que me recordó a los salones de España, es que del mismo modo que la mayoría de cosplayers pasan gran parte del tiempo tras el escenario o cerca de él, aquí los cosplayers también tenían sus espacios favoritos: tras el edificio en una explanada que daba al río o en el segundo piso (¿o debería decir primero? La nomenclatura japonesa me confunde), donde había focos, paneles separando espacios y un montón de cosplayers y sus respectivos fotógrafos.

Aunque a diferencia de España, donde para promover el cosplay hace un tiempo se dejaba un día de entrada gratis a quien fuera disfrazado, aquí funciona al contrario: si haces cosplay, pagas. En el caso de la Gataket, 2000¥. En parte esto se debe a que en Japón no está permitido ir disfrazado por la calle, así que te tienes que vestir en el evento y es el propio evento el que te provee de un guardarropa y un vestidor con tal propósito.

En resumidas cuentas: cosplay y autoedición son los rasgos más característicos de la Gataket, tal y como demuestra que haya algunas tiendas (las únicas de tiendas existentes fuera del evento) dedicadas a la venta de pelucas y material de dibujo (nunca jamás había visto tantísimos rotuladores Copic juntos).

El ambiente en general era muy agradable, con puestos de comida en la antesala, pizarras para dibujar, bancos en los pasillos en ambos pisos y con la ventaja de poder salir y entrar cuantas veces quisieras siempre y cuando llevaras el catálogo que hace las veces de entrada.

Sí, habéis leído bien. Al llegar, compras un catálogo por 700¥ con el listado de todos los puestos que hay y sus artistas, una breve explicación de cada uno, anuncios de los eventos más cercanos, el formulario para pedir un puesto para la siguiente edición, etc. Muy completo y, aunque más aparatoso que una entrada, también más útil.

El cosplay pesa, las compras, etc., y todo da hambre, menos mal que al fondo había un puesto de takoyaki y comida preparada.

En conclusión, es un evento al que ya he ido un par de veces, y aunque no sé si repetiría una tercera porque casi todos los artistas eran los mismos en ambas ocasiones, merece la pena ir al menos una vez y seguramente también lo merezca ir al resto de eventos similares que hagan en otras ciudades de Japón.

Le tengo echado el ojo a la Comiket de Tokyo, más grande, más cara, con unas colas espectaculares y tanta gente que más vale ir con el catálogo mirado de antemano (se puede comprar en tiendas, es algo más caro porque la tienda se lleva comisión, pero útil si buscas un fanzine en concreto u objeto de coleccionista). ¡Ya os contaré si tengo la oportunidad de ir!

Artistazos todos, todos os digo.


* Esto lo he vivido en otro tipo de evento y sí, es cierto: la gente hace cola mucho antes de que abra el evento y la cola es para pasar por caja y comprar los objetos especiales del evento, que se agotan antes de que la mayor parte de gente tenga siquiera la posibilidad de entrar.

** El cambio de yen a euro está a unos 8€ los mil yenes, así que una postal de 50¥ son unos 45 céntimos y el precio de 2600¥ por puesto equivale a cerca de 20€.

Deja un comentario