Colores y copics


Si alguna vez os habéis preguntado si se pueden mezclar colores con copic, sí se puede. Algunos quedan mejor que otros, eso si XD. Os recomiendo ir probando y haceros la lista de los que habéis usado y así poder repetir.

Al colorear, os recomiendo tener siempre un papel en blanco al lado mientras coloreáis y así probar el color antes de darle al dibujo. A veces el color de la tapa no es exactamente el que se queda en el papel, así que es recomendable hacer una prueba antes de fastidiar el coloreado.

En el peor de los casos, y si esto os sucediera, la mayoría del color que hayáis puesto puede disolverse si usáis otro color por encima (recordad usar siempre los colores más claros primero), pero tened cuidado al hacer esto, ya que el exceso de tinta puede provocar que el color que hubiera debajo se expanda más allá de vuestras líneas por influencia del alcohol en el color.

La magia del blender

Si alguna vez os habéis equivocado coloreando y os habéis salido coloreando con copics, no temáis, hay solución. Aprovechad y usad el blender mientras la tinta aún esté húmeda. ¡Pero cargad bien el blender antes!

Todo bien. No tengáis miedo de usarlo o que traspase al otro color un poco, porque podéis corregir con el color una vez haya secado el blender.

Esperad un poco a que seque el alcohol del blender antes de ver si necesitáis aplicar más, a veces puede que quede algo de residuo y tengáis que echar un poquito más.

Básicamente lo que hacemos aquí es disolver y desplazar el color para que no se vea en el papel. Tened cuidado si al lado hay un color distinto, porque puede que lo invada.

Hablando de cargar bien el blender:

¿Cuándo tengo que recargar mis rotuladores?

Pues lo primero es notarlo en el trazo, cuando coloreéis veréis que el color no es tan homogéneo ni fluido y notaréis que rasca. Y también porque la punta se decolora un poco.

Además hace más ruido al colorear (lo notaréis).

Es normal que al colorear la punta claree unos segundos, pero si el decolorado persiste, es hora de rellenar el rotu.

Lo primero es retirar la punta de bisel con unas pinzas, o los dedos si no os importa mancharos las manos un poco más XD. Usad papel, que esto mancha. Alejadlo del dibujo por si las moscas, hablo por experiencia.

Esta punta sale divinamente, así que no vais a cargaros nada, descuidad.

Abrid el bote de tinta. No apretéis, que puede espurrear, también os hablo por experiencia, y echad la tinta dentro. Unas 12-13 gotas está bien.

Si veis que la punta estaba muy reseca (mirad arriba en la foto de la punta descolorida), podéis echar un par de gotas para hidratarla.

Si al estar rellenando se os hace una burbuja en la boquilla del rotu, es normal, pasa si echas muy rápido la tinta. Esperad un poco a que se absorba la tinta o probad a romper la burbuja con un alfiler. No sopléis.

Reponed la punta de bisel, cerrad el bote de tinta y a pintar.

Lo de las pinzas os va a ser útil para cambiar cualquier punta. Copic tiene unas oficiales pero son caras y os vale la de cualquier chino.