Neuh-torial de entintado


Herramientas entintado © 2016 Faye Monsterswaltz

Hay cientos de formas para entintar un cómic en “simple” blanco y negro. El resultado final dependerá de:

  • El tipo de herramienta que utilices.
  • La calidad de ésta.
  • Tu práctica con esa herramienta en concreto.
  • Tu estilo de dibujo y tu paciencia a la hora de entintar.

Hoy traigo algunos ejemplos de cómo puede cambiar un estilo de dibujo según con qué se entinte, para dar una idea de las posibilidades de la técnica tradicional. En digital hay todavía más, ¡pero de eso ya hablaré otro día!

En la técnica tradicional diría que hay cuatro grandes grupos de posibilidades:

  • Pinceles
  • Rotuladores-pincel
  • Rotuladores calibrados
  • Plumillas

También hay una técnica llamada “lápiz quemado”, pero como no implica tinta no la he incluido hoy. Además están los bolígrafos, que cuentan como rotuladores calibrados.

Pruebas tinta © 2016 Faye Monsterswaltz

1. Pinceles

Los pinceles tienen la ventaja de que dan mucho “cuerpo” a las líneas y permiten mucha variedad de trazos. La desventaja es que es bastante difícil dominarlos, se necesita un buen pulso.

Requieren un papel medianamente absorbente. Se pueden combinar bien con sombras aguadas o blancos y negros puros y muy marcados, como los que se usan en el noir o el terror. También se suelen usar con estilos “retro” y viñetas cómicas.

Hay varios tipos de pinceles de todos los precios, dependiendo de si son de fibra natural o artificial, o recargables (portátiles). Los pinceles naturales más conocidos y de buena calidad son los de Windsor & Newton, y de recargables, el Pentel Pocket Brush y el Kuretake nº8, por ejemplo.

También hay que tener en cuenta las tintas, de las que hablaré en otra ocasión.

Ejemplos de acabado con pincel: Terra de meigas, Inktorietas e Infected Instinct.

2. Calibrados

Los rotuladores calibrados son la opción más elegida por principiantes y algunos “mangakas”. Tienen la ventaja de que son económicos, resistentes, y fáciles de dominar. La desventaja es que el trazo siempre tiene el mismo grosor (o necesita repasar por zonas) y eso suele dar una sensación de falta de calidad en el dibujo por falta de peso en la línea. A no ser que encaje con un estilo muy sencillo o al revés, lleno de detalles. También puede quedar funcionar combinado con un buen uso de los grises.

Los calibrados recargables más famosos son los Rotring, y del tipo desechable hay muchísimas marcas (mi favorita es Uni-pin).

Ejemplos de acabado con calibrados: Gaya y ART88/46.

3. Rotuladores-pincel

No son pinceles, pero tampoco son calibrados. La opción intermedia barata y desechable está en este invento cada vez más popular. Sus puntas varían en grosor, resistencia y dureza. Tienen la ventaja de que son baratas y fáciles de dominar, como los calibrados, pero se puede variar el trazo como con los pinceles o las plumillas, además de ser portátiles. Las desventajas son que sus puntas se estropean con mucha facilidad y que las cargas de tinta tampoco son demasiado duraderas.

Las marcas más conocidas que fabrican este tipo de rotuladores son Zebra, Sakura, Pentel (touch) y Kuretake (hikkei).

Ejemplo de acabado con rotulador-pincel: la historieta de Álvaro Mas para el Fanzine Roto.

4. Plumillas

No os engañaré, de todas las técnicas tradicionales que he probado esta es mi favorita. Las plumillas bien cuidadas son baratas y duran mucho más que las herramientas anteriores, y junto a la tinta adecuada dan un acabado difícil de imitar con otras herramientas porque son con las que más fácilmente se puede variar de trazos finísimos a decentemente gruesos. La desventaja es que no son portátiles, cuesta un poco encontrar la más adecuada para cada mano y puede haber accidentes con la tinta…

Todas las plumillas son muy exquisitas con el papel. Éste tiene que ser liso y satinado si no se quieren tener problemas de puntas atascadas o sangrados de tinta no deseados, ¡pero el resultado vale la pena! (o tal vez no, al final depende de gustos).

Hay dos modelos de plumilla portátil (para dibujo) de Tachikawa. Son algo más rígidas que las tipo G tradicionales y más caras —tanto la plumilla como los recambios—, pero son una buena opción “todoterreno”.

Ejemplo de acabado con plumilla: Rune Maerchen a partir del capítulo 2.

Faye

Escrito por Faye.

Faye (MonstersWaltz) nació en Palma de Mallorca en 1984 y estudió CF de Ilustración en Oviedo, Asturias. Sus historias giran en torno a las relaciones entre los personajes, con énfasis…

Leer más de Faye