Guionizar cómics


Introducción

Este tutorial no da consejos sobre qué escribir, cómo realzar un argumento insulso o cosas así. Trata más bien sobre la parte técnica del asunto, es decir, la parte que no requiere el uso de la imaginación: la forma de presentar un guión.

Espero que os sirva de algo.

1. Formas de escribir un guión

Hay miles de formas de escribir un guión de cómic: depende de los gustos del guionista, de lo que mande la editorial, o de lo borracho que estés mientras escribes. Aquí os voy a dar unas ideas básicas de las principales formas de hacerlo.

Básicamente, podemos considerar que hay dos formas de escribir guiones: el método detallado y el método Marvel, llamado así porque era el que empleaba Stan Lee en los 60 cuando creó (junto a Kirby y Ditko) el Universo Marvel.

El método detallado consiste en describirle al dibujante absolutamente todo lo que tiene que dibujar, es decir, darle una descripción exacta de todas las viñetas, y cómo están distribuidas en las páginas, y todos los diálogos que forman el cómic en cuestión.

El método Marvel da mucha más libertad al dibujante. Consiste en contarle al dibujante lo que queremos que dibuje, pero dejando en su mano la planificación de páginas y viñetas. Además, no se le dan los diálogos, excepto los más importantes, de modo que ese trabajo hay que hacerlo a posteriori, con las páginas ya dibujadas.

Ambos métodos tienen sus ventajas e inconvenientes. Y depende de tus preferencias usar uno u otro. De tus gustos… y del dibujante. Hay dibujantes que no se sienten cómodos con el método Marvel, bien porque no les gusta (o no saben) planificar la página, o porque les supone mucho tiempo hacerlo. A otros, en cambio, no les gusta el método detallado, ya que les quita mucha libertad a la hora de dibujar.

Ten en cuenta, a la hora de elegir un método u otro, a tu dibujante, y su capacidad. Si no sabes quién es, quizás sería conveniente que usaras el método detallado, ya que lograrás resultados más acordes con tu idea. Si, en cambio, llevas tiempo trabajando con el dibujante, y sabes lo que puede hacer, podrías decantarte por el método Marvel, ya que se supone que él sabrá mejor que tú cómo planificar una página.

Obviamente, siempre puedes elegir un método intermedio entre ambos: dividir el guión en páginas, pero dejar que el dibujante haga la división en viñetas. Este es el método que yo suelo usar, ya que (creo) recoge lo mejor de ambos.

Con la práctica, acabarás decantándote por un método u otro. Pero pruébalos todos antes de decidirte. Quizás te sorprendas.

2. Primeros pasos

Dependiendo del método que uses para escribir tus guiones, éstos consistirán en una especie de novela (método Marvel) o en algo más parecido a un guión de cine (método detallado).

Lo primero que deberías hacer es escribir el argumento de la historia. Si vas a guionizar usando el método Marvel, esta será ya una primera versión del guión que entregarás al dibujante. No te preocupes ahora por detallar las escenas ni nada, sino sólo por contar de forma rápida, en pocas líneas, tu historia: principio, nudo y desenlace.

Veamos un ejemplo.

ARGUMENTO:

Una chica decide suicidarse saltando de un tejado. Mientras cae, recuerda su vida, las cosas buenas, las cosas malas… cambia de idea, pero ya es tarde.

Así puesto parece muy poca cosa. No hemos dicho nada. No hemos puesto esos toques que harán que tu historia no sea la más tópica del mundo, ni nada. No te preocupes, esto es sólo el comienzo. Servirá simplemente para no perdernos cuando hagamos el guión de verdad.

Lo siguiente sería describir a los personajes principales. Esto es algo bastante importante. Si no describes a los personajes tal y como quieres que sean, podrías acabar encontrándote con que tu dibujante pinta a una mujer de color cuando se supone que la chica es rusa.

Deberías entregar, junto al guión, una descripción – más o menos completa – de los personajes de la historia. Sólo de los principales, para los que de verdad necesites que el dibujante siga tus directrices. Aunque el guión sea parte de una serie, no está de más incluir las descripciones con todos los números o, mejor aun, imágenes de ellos si ya han sido dibujados con anterioridad. De esta forma te asegurarás que no haya problemas que obliguen al dibujante a redibujar tres veces la misma página, o a ti a repensar parte de la historia.

Veamos un ejemplo:

Descripción de personajes:

Chica: joven de unos 13-14 años. Morena. Delgada. Viste el uniforme del colegio.

Como podéis ver, tampoco hace falta ser muy preciso, basta con darle las directrices básicas al dibujante, para que cuando los invente no se salga de lo que tu tenías pensado.

Una vez que tengas hecho esto, pasemos ya a estructurar el guión.

3. Dando forma al guión

Ya tenemos el argumento y los personajes. Ahora es la hora de redactar el guión para entregárselo al dibujante. Como ya he dicho antes, si usamos el método Marvel, el guión que le entregamos es una versión ampliada del argumento anterior, con algunas indicaciones más que ayuden al dibujante a saber qué escenas son necesarias.

Veamos un ejemplo:

GUIÓN MÉTODO MARVEL:

El guión son cuatro páginas, repártelas como quieras.

Vemos a la chica en una azotea, a punto de saltar. Su novio la ha dejado, está destrozada…

Salta, de repente empieza a recordar lo que no ha hecho todavía…

Se arrepiente, quiere vivir… pero ya es tarde. Grita.

Como podéis ver, simplemente se ha desarrollado un poco el argumento, añadiendo sólo los diálogos esenciales para que el dibujante ponga las escenas y las expresiones correctamente. Una vez estén realizadas las páginas a lápiz, tendremos que poner los diálogos correspondientes, basándonos ya en lo que se ha dibujado.

Si usamos el método detallado, tendremos que dividir el guión en páginas y viñetas, y poner ya los diálogos necesarios, usando un formato similar al de un guión de cine.

Veamos un ejemplo:

GUIÓN MÉTODO DETALLADO:

Página 1.

1.1.- Vemos la chica encima de una azotea.

CHICA (pensando): ¿Para que vivir?

TITULO: Sentido

1.2.- Vemos a la chica que da el paso.

CHICA (pensando): Mi vida no tiene sentido.

1.3.- Se lanza por la azotea.

CHICA (pensando): Mi novio me ha engañado con mi mejor amiga.

1.4.- Primer plano de la chica, cae con los ojos cerrados.

CHICA (pensando): He suspendido todas y papá me ha castigado.

Página 2.

2.1.- Vemos a la chica cayendo al vacío. Puedes hacer varias viñetas o una sola en la que se la vea en varias posturas.

CHICA (pensando): ¿Qué sentido tiene vivir?

CHICA (pensando): No hay nada que merezca la pena.

2.2.- Primer plano, abre los ojos.

CHICA (pensando): ¿… O sí?

Página 3.

3.1.- Usa la misma estructura que en la página anterior, o varias viñetas, o la chica en varias posturas.

CHICA (pensando): Nunca hare el amor…

CHICA (pensando): Nunca iré de viaje a Egipto…

CHICA (pensando): Nunca conoceré a Justin Bieber…

3.2.- Primer plano de la cara de la chica, abre mucho los ojos.

CHICA (pensando): ¡Oh, dios mío!

Página 4.

Son cuatro viñetas horizontales, del mismo tamaño. Vemos desde abajo como cae la chica. En cada una de ellas está más cerca.

4.1.- La chica cae, patalea.

CHICA (pensando): ¿Qué he hecho?

4.2.- Sigue cayendo, más cerca del lector.

CHICA (pensando): ¡No quiero morir!

4.3.- Primer plano, la chica gritando.

CHICA (gritando): ¡QUIERO VIVIR!

4.4.- La viñeta es toda negra, con las letras en blanco.

FX: QUIERO VI…!!!!!

4.5.- Vemos a los dos hermanos saliendo de la cueva, llevándose al ciervo con ellos.

FIN

Ahora vamos a ver un poco por encima la estructura del guión.

Si os fijáis, veréis que las viñetas están indicadas con dos números. El primero indica el número de página a que pertenece, y el segundo el número de viñeta dentro de la página. Así está todo claro para el dibujante.

Para cada viñeta, damos una descripción (más o menos larga) de lo que pasa en ella. Acordaos siempre de poner todo lo que sea importante para el guión. Es decir, si, por ejemplo, en la página 3 pedís que os dibujen una mesa, y tres páginas después alguien coge un objeto que está sobre ella, describidlo en la primera aparición de la mesa, o es muy probable que el dibujante tenga que volver atrás a añadirlo… o que no lo haga, y parezca que el objeto sale de la nada.

Si creéis que es necesario, podéis pedir que las viñetas de la página lleven una estructura especial (en el guión del ejemplo, se pide que la pagina tres tenga una estructura 3-1- 3, es decir, tres viñetas en la fila superior, una en la del medio y 3 en la inferior). Describidla al principio de la página, para que el dibujante pueda planificarla de antemano.

Además, podéis pedirle qué tipo de plano queréis que use para alguna viñeta en particular (plano americano, primer plano, etc.), indicándolo en la propia viñeta.

Por último, si queréis que la página sea una splash page, indicadlo junto al número de página, es decir, poned Página 28. Splash page, o bien, Página 12-13. Doble splash page, según lo que queráis.


Páginas escritas por Carlos Correia y dibujadas por Luis María Seco © 2016 Carlos Correia y Luis María Seco

4. Diálogos

Además de la descripción, para cada viñeta añadimos los diálogos, onomatopeyas y cuadros de texto que vayan en ella. Así, usaremos la siguiente notación:

SIN TEXTO: significa que no hay absolutamente nada escrito en la viñeta. ¿Por qué ponerlo? Para que se note que no queremos que haya nada, y el dibujante no se vuelva loco buscándolo (se supone que el dibujante dejará sitio libre para los bocadillos si se los indicamos)

CUADRO: indica que el texto que venga a continuación va incluido en un cuadro de texto. Si quieres que tus cuadros de texto tengan alguna característica especial (color de fondo, tipo de letra, etc.), indícalo al principio del guión. Ahorrarás trabajo al rotulista.

Nombre de personaje: indica qué es lo que dice ese personaje. Ten en cuenta que no puedes soltar parrafadas enormes, que no caben en un solo bocadillo, y que entorpecen la lectura del cómic. Si necesitas soltar parrafadas, divídelas al menos en varios bocadillos o viñetas.

Si detrás del nombre de personaje añadimos (pensando), indica que es un bocadillo de pensamiento; si añadimos (gritando) es un grito (bocadillo con líneas quebradas); (susurro) para la voz baja (bocadillo con líneas punteadas); (LG) para usar letras grandes (normalmente para reforzar un grito); y (LP) para letras pequeñas (que indican que se habla bajo o entre dientes). (elec) indica que la voz proviene de una transmisión electrónica (como una radio o un teléfono).

ONOM o FX: indica que el texto que va a continuación es una onomatopeya.

Además, existen unos cuantos efectos más.

Las negritas y cursivas pueden ponerse con un programa de edición de texto. Si no, existe una manera más o menos estándar de indicarlas.

Si ponemos:

Darth Gato (gritando): ¿¿Le hiciste QUÉ a Lord Bit??

Al poner QUÉ en mayúsculas, indicamos que va en negrita.

Las cursivas suelen usarse cuando se emplean palabras extranjeras. La forma estándar de indicarlas es mediante el subrayado:

Lord Bit: Au revoir, Vichen.

Estas son las opciones más generales. Si necesitáis algo en especial en vuestro guión, no tenéis más que solicitarlo.

5. Un par de consejos finales

Ya para acabar, unas cosillas a tener en cuenta:

  • Las splash page quedan mejor si van en las páginas impares (las que quedan a la derecha). ¿Por qué? Porque cuando giras la página, lo primero que ves (salvo que dobles el tebeo por completo) es esa página. Es una buena forma de llamar la atención al lector.
  • Procurad no poner textos muy largos en los bocadillos. Una conversación eterna entre dos personajes, o un monólogo, pueden funcionar en una novela, pero no en el cómic. Si necesitas hacerlo, al menos haz que el personaje haga algo, yo qué sé, pasear, ducharse, cosas así, que no se quede en la cama pensando.
  • Muchas viñetas iguales, pequeñas, dan sensación de que el tiempo va más lento. Bendis lo usa mucho para hacer diálogos, por ejemplo.
  • Si eres autor completo, es decir, si vas a dibujar tu propio guion, seguramente uses una mezcla de los dos métodos que hemos descrito, unidos a un pequeño storyboard para distribuir las páginas. Pero ahí sí que hay millones de formas de hacerlo, que dependen de la manera que te venga más cómoda para trabajar. Eso sí, te aconsejo que no empieces a dibujar sin tener el guion más o menos acabado, o te arriesgas a tener que redibujar algo…
  • Y, sobre todo, ¡practica!

Y ya está. Espero que os haya sido útil en algo.