Autopublicación literaria paso a paso: una breve guía


¿Has terminado tu novela y te has decantado por la maravillosa vía de la autopublicación? ¡Enhorabuena! Has escogido bien. La autopublicación es una vía tan válida como la publicación editorial, pero también es terreno desconocido para muchos autores. Da igual si has publicado anteriormente decenas de novelas con editorial: estás entrando en aguas sin explorar, y sabemos lo bien que te vendría un mapa. Es por eso que he decidido redactar esta pequeña guía de autopublicación literaria, que servirá de ayuda a cualquiera que quiera autopublicar una novela.


¿Lo tienes todo preparado? Coge tu manuscrito, ¡y adéntrate en el mundo de la autopublicación!

Paso 1: Corrige tu novela

Seguramente, el manuscrito al que te aferras sea el primer o el segundo borrador de tu novela. Si es el primero, antes de hacer nada más debes dejarlo descansar y darle una corrección propia. Pero si eso ya lo has hecho, ¡es hora de contactar con un servicio de correctores profesionales!

Es imprescindible que otro par de ojos revise a conciencia tu novela, y si se trata de un corrector profesional, mejor todavía. Mucha gente se salta este paso, pero mi consejo es que no lo hagas nunca: una buena corrección es imprescindible, aunque eso suponga una inversión de dinero. Si no dispones del dinero para hacer una corrección profesional, tendrás que contar con amistades que se tomen en serio la corrección y hacer un trabajo muy concienzudo de revisión. Tardarás más que contratando un servicio de correctores y puede que se te escapen cosas, por lo que yo siempre os recomiendo que contactéis con un profesional.

Existen muchos servicios de corrección en el mercado, por lo que si has decidido dejar tu novela a manos de un profesional tendrás que contrastar precios antes de decidiros. Pide presupuesto en varios servicios antes de decidirte.

Paso 2: La maquetación

Ahora que tienes tu manuscrito corregido, es hora de dar el siguiente paso, y ese es el de la maquetación. Tienes, sin duda, un precioso archivo de Word/Scrivener o de tu procesador de textos favorito, ¡pero eso no es un libro! Lo que tú tienes es una obra literaria, y ahora tienes que convertirla en un libro. Lo primero que tienes que decidir es si vas a vender tu obra en papel o solo en digital, porque el modo de maquetación no es el mismo para cada uno.

Yo, para A través de la arena, me decanté por ambos formatos. ¿Y cómo maquetamos nuestra novela? Al igual que en el paso anterior, puedes contactar con un profesional para que maquete tu trabajo por un módico precio. Si tienes amigos que sepan maquetar, también pueden ayudarte: a mí, por ejemplo, me lo maquetó todo una buena amiga, tanto el físico como el digital.

Pero la maquetación, al contrario que la corrección, es algo que puedes hacer tú mismo con tiempo y mucha paciencia. Existen tutoriales muy buenos que te enseñan a manejar programas de maquetación como InDesign. Si no puedes permitirte invertir en la maquetación, estos tutoriales te guiarán paso a paso para que aprendas a maquetar tu novela. ¡Ánimo, que tú puedes!

Eso sí: no se te ocurra maquetar en Word. Una maquetación en Word no sirve para nada, ni para la imprenta ni para el formato digital.

Paso 3: Contactar con la imprenta

Tienes tu novela maquetada. Pongamos que ocupa 300 páginas. ¡Ha llegado el momento de contactar con una imprenta! Este paso es relativamente sencillo: solo tienes que buscar e investigar qué imprenta tiene los mejores precios o cuál te ofrece el servicio que tú deseas.

Pero, a la hora de contactar con ellos para pedir un presupuesto, tendrás que hacer mucho más que decirle el número de páginas: tienes que elegir el tipo de papel, el tipo de encuadernación, si la quieres a color o en blanco y negro, el número de ejemplares, el tamaño…

A través de la arena es una novela en A5 estándar, con papel offset 80gr ahuesado y encuadernación rústica. La portada, en tono mate y a color con solapas. El presupuesto puede variar dependiendo de tus elecciones, claro: si tu novela tiene color en el texto, si la quieres en otro tamaño, si quieres otro tipo de papel… Antes de pedir presupuesto, tienes que tener claro cómo lo quieres.

Consejo: pregunta en la imprenta todo lo que desconozcas, e incluso pide varios presupuestos. Yo pedí presupuesto para la primera tirada con y sin solapas, por ejemplo. Como el precio se parecía mucho, lo pedí con solapas. También pedí presupuesto para varias tiradas distintas. Que no os de miedo preguntar todas vuestras dudas a la imprenta.

Paso 4: La cubierta

¿Creías que habías terminado de maquetar? ¡Pues no! Dedico un paso especial a la cubierta, porque es muy importante. Si contactas con alguien para que maquete tu novela, es posible que se encarguen ellos; pero si lo haces por tu cuenta, es un apartado a tener en cuenta.

La portada en digital apenas importa: solo tienes que insertar la imagen al inicio del archivo, y poco más. Pero maquetar la cubierta en formato físico es harina de otro costal. No se hace dentro de la maquetación del mismo libro, sino que tienes que maquetarla en un archivo aparte. Para ello puedes utilizar un programa como el Photoshop, por ejemplo. Yo maqueté mi propia cubierta, ¡así que es posible!

En primer lugar, necesitas un diseño de portada, para el cual puedes contratar a un dibujante y diseñador profesional o, de nuevo, hacerlo por tu cuenta. En mi caso, contraté una ilustración, pero luego yo diseñé la portada. El resultado, aunque se note amateur, sigue siendo un buen resultado. Por favor, no penséis que podéis escatimar en el diseño de la portada: un dibujo mediocre o una portada hecha con pocos recursos puede espantar a futuros lectores, y eso es justo lo que no deseáis. La portada es la cara de vuestra novela, y aunque no debe juzgarse a un libro por su portada, reconozcámoslo: se hace.

Una vez tengáis el diseño de la portada, podéis seguir algún tutorial para maquetarla, pero os voy a resumir lo que necesitáis antes de empezar: la portada, la contraportada, el lomo y, si lo deseáis, las solapas. Para saber el tamaño del lomo tenéis que haber contactado antes con una imprenta, porque será esta la que os diga cuánto ocuparán las páginas de tu libro, ¡por eso está en cuarto lugar! El lomo de una cubierta no medirá lo mismo si vuestra novela tiene 50 páginas que si tiene 500. Una vez os den el tamaño, ya podéis comenzar a maquetarla.

Consejo: la portada tiene que estar siempre a 300ppi, en modo de color CMYK y tienes que dejar márgenes para el corte. Todo lo que desconozcas (el tamaño de los márgenes, el de las solapas, etc…) pregúntalo a tu imprenta. Yo les llamé por teléfono en varias ocasiones cuando trabajaba en la portada de A través de la arena, pero así me aseguré una tirada perfecta a la primera. ¡Que no os de miedo ser pesados!

Paso 5: Envía tu libro a imprenta y tiembla

Ya está todo maquetado y remaquetado. Revisado y re-revisado. Ha llegado el momento de enviarlo todo a imprenta, en formato PDF, que nos conocemos. Mientras esperamos a que llegue nuestro bebé a casa, podemos aprovechar para subir nuestra novela en digital a las tiendas correspondientes.

Por ejemplo, Lektu nos acepta la novela en tres formatos: MOBI, Epub y PDF. Amazon Kindle, por el contrario, solo nos permite el formato MOBI. Subirlas es muy fácil, solo tenéis que crearos una cuenta y seguir los pasos. Si tenéis dudas, en Lektu las contestan de muy buena gana. Sí, les pregunté mucho, ya me vais conociendo.

También podéis aprovechar para crear una ficha en Goodreads, algo que siempre ayuda a la promoción de una novela.

Esperad, ¿no oís el timbre? ¡Es vuestra novela, que ha llegado ya!

Paso 6: La promoción y la venta

Poco más puedo contaros ya: habéis recorrido el camino hasta la autopublicación. Leer este artículo os habrá llevado un rato, pero llevar a cabo todos los pasos pueden ser meses. Y el camino no acaba aquí: ahora os toca vender vuestra obra. Enhorabuena, sois autores autoeditados, lo que significa que sois vendedores, distribuidores, diseñadores, publicistas y community managers.

Tendréis que encargaros vosotros mismos de mover vuestra obra, hacer promociones y ofertas, hablar mucho de ella por las redes sociales, conseguir reseñas… Aquí, no hay mucho más en lo que pueda ayudaros. La autopublicación es un camino duro que espero haber hecho un poco más fácil. En cualquier caso os digo, ¡merece mucho la pena!